Asociatividad y comercialización: Las estrategias para promover la pequeña agricultura

Para conocer en terreno el funcionamiento de los programas institucionales, el director nacional de INDAP recorrió la comuna de Osorno; allí dialogó con los usuarios y conoció las formas en que diferentes emprendimientos se adaptan al actual escenario generado por la pandemia.

102

Continuando con el cronograma de visitas e inspecciones técnicas a usuarios y emprendimientos asociativos, el director nacional de INDAP, Carlos Recondo, recorrió distintos puntos de Osorno, en la región de Los Lagos. Allí pudo constatar en terreno la implementación de los programas institucionales con que este servicio apoya a la pequeña agricultura del país, promoviendo la asociatividad e impulsando modelos de comercialización exitosos.

El recorrido sólo consideró desplazamientos por sectores rurales de la comuna de Osorno y comenzó en el sector Ovejería con la visita a la Cooperativa de Mujeres Campesinas Silvoagroecuaria. Fundada en 2017, la agrupación está integrada por 10 usuarias de INDAP de Puyehue, Osorno y Purranque, quienes se dedican al cultivo de hortalizas y frutales menores, producción de huevos, semillas y plantas, mermeladas y quesos. Para enfrentar las dificultades en la comercialización que impone la pandemia, han reorientado su trabajo, ampliándose a la entrega de verduras a domicilio. Su apuesta más innovadora es la creación de huertos urbanos: venta de plantas y asesoría para su cuidado y posterior cultivo.

Luego de tres años de trabajo asociativo hoy buscan formalizar su organización; anhelan incrementar su producción, obtener mejores precios en la compra de insumos y aumentar la venta de su producción hortícola. Se han capacitado en aspectos legales y trámites de formalización. Reciben apoyo del Programa de Asociatividad Económica (PAE) de INDAP y del programa de Fortalecimiento Gremial y Cooperativo del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec) del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo.

Más tarde, el director nacional se trasladó hasta el sector Las Quemas; allí conoció a Wilibaldo Vargas, usuario de INDAP a través del Programa de Desarrollo Local (Prodesal) desde 2010. En su predio de casi 11 hectáreas (9 de ellas productivas), desarrolla su actividad productiva: crianza de ganado bovino y ovino. Ha recibido apoyos en el rubro ganadero y de praderas suplementarias. A partir de la temporada 2017-2018 participa en el Núcleo Tecnológico Ovino que impulsa el Centro Remehue del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) del ministerio de Agricultura.

El director nacional de INDAP, señaló que “estamos visitando a usuarios para verificar en terreno de qué forma están llegando nuestros instrumentos a los beneficiarios de nuestra acción y cómo avanzamos en ello”. El programa de visitas a usuarios y a grupos asociativos también busca conocer cómo las acciones de los programas de riego, de inversiones, de asistencia técnica, entre otros instrumentos.

INDAP posee una amplia gama de programas, entre ellos destaca el Prodesal, instrumento que se implementa -vía convenios de transferencia- con los municipios rurales. “Está presente en más de 250 comunas del país, atiende a más de 68 mil usuarios a lo largo de Chile y entrega asistencia técnica e inversiones a pequeños agricultores que producen principalmente para su consumo”, complementó. Los apoyos entregados por INDAP permiten financiar adelantos en corrales, cierres, cobertizos, en el caso de los ganaderos; o infraestructura de invernadero para el cultivo de hortalizas.

Dijo que los usuarios también pueden postular a otros recursos como los programas de riego para acceder a un estanque acumulador de agua o un mini tranque recopilador que asegura el recurso a varios agricultores. Además comentó la importancia del Programa de Desarrollo Territorial Indígena (PDTI) dirigido a pequeños agricultores y comunidades pertenecientes a los distintos pueblos originarios, quienes reciben capital de trabajo para desarrollar cultivos y recursos para inversión.

Recordó el difícil momento que ha enfrentado la agricultura durante el último tiempo: una extensa sequía que por más de 10 años afecta particularmente a la zona centro-norte del país y la actual pandemia que ha impuesto restricciones sanitarias y de desplazamiento, complicando las posibilidades de comercialización. “INDAP ha estado apoyando y hemos tomado medidas para favorecer a los agricultores en su actividad como entregarles instructivos para desarrollar sus labores agrícolas, cuidando su salud, de sus familiares y de los demás”, detalló. Complementariamente se redujo la tasa de interés de los créditos a prácticamente cero %, se prorrogaron automáticamente por 120 días el vencimiento de créditos y se han abierto canales online para la comercialización

La última parada del itinerario fue en el predio de Gloria Imio Navarrete, en el sector Polloico Barro Blanco. Usuaria de INDAP desde 2011 cuando ingresó al Prodesal, se dedica a la producción de plantines de hortalizas como acelgas, lechugas, pepinos y tomates. En la temporada 2019 -2020 produjo más de 120 mil unidades en una superficie menor a una hectárea. Su próximo desafío es migrar desde el Prodesal al Servicio de Asistencia Técnica (SAT) y avanzar en su desarrollo productivo y comercial.

“A los usuarios de Prodesal que están en una fase de mayor productividad, con mayor potencial y la posibilidad de vincularse más con el mercado, los estamos invitando a incorporarse al SAT. Allí tendrán una asistencia técnica personalizada que les permitirá crecer, acceso a más inversiones y podrán aprovechar de mejor manera los apoyos que INDAP les entrega. Doña Gloria es un buen ejemplo; tiene una demanda mucho mayor que la oferta que puede ofrecer: necesita crecer y por eso va a migrar al SAT”, comentó el director nacional. En su recorrido, Carlos Recondo estuvo acompañado por el director regional de INDAP Los Lagos, Carlos Gómez; el jefe de operaciones, Daniel Quiñilen y el jefe de la agencia de Área INDAP Osorno, Gonzalo Venegas; además de profesionales de los equipos de asistencia técnica.