Buen panorama laboral genera oportunidades de empleo y reajustes salariales

El mercado laboral comenzó a reactivarse y con ello la posibilidad de encontrar más y nuevas ofertas de empleo. Además de incluso solicitar ese reajuste salarial. Por ende, es importante saber cómo actuar ante ambas situaciones, para así lograr el resultado esperado.

82

El 2020 ha sido un año inusual para el área laboral, debido al estancamiento económico a raíz de la actual pandemia. Sin embargo, debido al desconfinamiento, el mercado se ha ido reactivando paulatinamente. Un panorama positivo, en especial si se está pensando en un cambio de trabajo o incluso, un reajuste salarial. En Michael Page, empresa especialista en reclutamiento de profesionales, reconocen que se está en el momento preciso para realizar ambas acciones, principalmente por ser fin de año y las auspiciosas proyecciones que se tienen para el próximo año.

De acuerdo a Eduardo Marquez, consultant Finance & Accounting de Michael Page, este sí es un buen momento para cambiarse de trabajo o mirar qué opciones hay en el mercado, gracias a la reactivación paulatina en los últimos meses y al cierre de presupuestos del año. Razones por las cuales se observan cada vez más ofertas laborales. “Hay rubros que están teniendo más movimientos que otros, como energía, minería y tecnología que siguen creciendo y desarrollando los proyectos adjudicados, siendo sectores bastante atractivos por sus proyecciones. Retail también ha estado al alza y en estas fechas aún más, por tratarse de fin de año y planificación 2021”, comentó el experto.

Por otro lado, pese a que es un momento favorable, siempre hay tener en consideración qué rubros llaman la atención, que van acorde a los planes de desarrollo, tanto personal como profesional, y el área dónde se querrá desarrollar, ya que esto puede generar pasión por lo que se hace.

También hay que tener en cuenta, que antes de tomar cualquier decisión, es importante analizar cuál es la principal motivación para generar este cambio, algunos buscan mayor salario, otros mayor proyección y el resto estar en un rubro que sea compatible con su estilo de vida; todo va a depender del objetivo que se tenga presente.

“La recomendación es desarrollar una marca personal, que en este momento es clave para la toma de decisiones de contratación, y como parte de esta marca ir desarrollando redes, storytelling, aprender qué nos distingue de las otras personas y el aprendizaje constante en nuevos sistemas que están siendo adoptados, para seguir con la mejora continua de procesos”, agregó Eduardo Marquez.

Por último, desde Michael Page agregan que si bien siempre existen dudas al momento de hacer un cambio, por ejemplo, si se tiene un trabajo estable, lo importante es ver el ‘career path’, sus posibilidades de crecimiento y seguir desarrollándose dentro del negocio. “Si una persona lleva 5 años realizando las mismas funciones y no tiene posibilidades de crecer, podría pensar en un cambio con nuevos desafíos. Pero siempre hay que tomar en cuenta, si te apasiona lo que haces, te gusta la empresa y sientes que puedes seguir creciendo y desarrollándose ¡No deberías cambiarte!”, agregó.

En el ámbito salarial, explican que el momento adecuado es cuando los resultados del trabajo acompañan, es decir, si se es un profesional que cumple y supera las metas y busca seguir desafiándose constantemente, es adecuado hablar con sus jefaturas y de esta manera revisar la posibilidad de un aumento; independientemente del periodo. Ahora, es importante tener en cuenta el porcentaje racional que se podría pedir. Lo mismo ocurre en el caso de ser parte de una jefatura, en que los aumentos de sueldo dependen del resultado del equipo e individual. Para que el cargo de  jefatura alcance un aumento de sueldo, debe haber superado las metas establecidas y también comenzar a tomar nuevos proyectos y desafíos.

Varias empresas están pasando por momentos complicados, sin embargo, siempre es bueno plantearlo y estar en conocimiento de por cuánto tiempo no habrá reajustes salariales, para tomar la decisión. La manera de hacerlo es teniendo una conversación con la jefatura directa, en la cual se converse de las metas propuestas y el porcentaje de cumplimiento de estas. Es muy importante tener claro el cumplimiento alcanzado ya que de esta forma se habla con bases, y también obteniendo compromisos, es decir, que la jefatura -en caso de no contar con respuestas- proponga una nueva fecha de conversación, para conseguirlas.

Junto con lo anterior, si es que no hay aumento salarial, se recomienda siempre conversar con la jefatura directa, entender el por qué no se están realizando aumentos salariales, y también estar acompañado del cumplimiento de los resultados propuestos a principio de año. Lo mismo sucede en el caso de que lo rechacen, pero en este caso, se puede negociar diferentes beneficios, que no tienen que ser monetarios, o también, negociar un aumento menor a lo esperado y un porcentaje de aumento el año que viene dependiendo del avance de los KPIs estipulados.

“Otro escenario posible es el estar desmotivado en el trabajo, y creer que el aumento salarial es un drive para mantenerse en la empresa. En ese caso, el mejor consejo es pensar si el área donde está es dónde le gustaría seguir desarrollándose, y comenzar a buscar oportunidades en el mercado en donde pueda conseguir un desafío que lo apasione y venga acompañado de una remuneración mejor”, dijo el consultant Finance & Accounting de Michael Page. Por último, en el caso de las PYMEs, el escenario cambia un poco, a pesar de que se debe manejar de la misma forma, se debe tomar en consideración lo afectado o no que se ha visto durante estos meses donde la economía permaneció bastante lenta, y del crecimiento también que se proyecta.