Búsqueda de trabajo

La situación no se presenta fácil mientras no se reactive la economía. Pero lo importante es prepararse para ser “buenos candidatos”.

312
Imagen de Anastasia Gepp en Pixabay

Por Carol Jacusiel

En los últimos meses hay gente que se ha quedado sin trabajo debido a dos situaciones que han afectado a Chile: el estallido social en octubre y el coronavirus en marzo.

Aquellos que deben buscar alternativas laborales deben competir con mayor cantidad de postulantes que en meses más “normales” como era, por ejemplo, hace un año atrás. Esto afecta a la masa de postulantes en el caso que se puede encontrar con mayor facilidad a aquellas personas que cumplen en mayor porcentaje con el perfil del cargo y, por lo tanto, las empresas o instituciones tendrán un trabajador que rendirá desde el primer día de trabajo.

La situación no se presenta fácil mientras no se reactive la economía. Pero lo importante, desde mi trabajo, en selección de personal, es que las personas deben prepararse para ser “buenos candidatos”.

Lo anterior no significa alterar la verdad, ni adornar lo que se presenta a la vista del entrevistador.

Lo que hay que hacer es prepararse, sabiendo de forma certera la trayectoria que se ha tenido y su avance, el que debe presentarse de forma coherente en su desarrollo. Hay que tener claro que los reclutadores captan las inconsistencias y recurren a información directa cuando hay dudas. Hoy en día los medios mediante los cuales se puede investigar son variados y no hay que desestimar los contactos directos a los que se puede recurrir. Hace un tiempo atrás, conociendo la empresa que aparecía en un curriculum y no concordando eso con el relato del postulante fue tan sencillo como llamar al gerente y él, a su vez, verificó la información con el área de recursos humanos.

También, es importante que el postulante tenga claro qué es lo que quiere, cómo es él y cómo podría funcionar en la o las descripciones de los cargos a los que postula. Se recomienda no postular a cuanto cargo se presenta y sólo hacerlo a aquellos que son de interés y que la persona cumpla con los requisitos de éste.

Para la entrevista hay que tener una actitud de interés, mirar y con apertura a la evaluación. Esto es, no evadir las miradas, sentarse correctamente y no estar con los brazos cruzados. Las respuestas deben ser atingentes a las preguntas y no hablar en exceso (tampoco de menos).

Por último, algo que se valora mucho en las entrevistas es la sinceridad. Uno detecta cuando te están mintiendo o adornando las cosas. Cualquier duda no duden en escribir a carol@jacusiel.cl