Citroën protagonista en “La Crónica Francesa”, la nueva película de Wes Anderson

LA CRÓNICA FRANCESA, la nueva película de Wes Anderson, pone de relieve una serie de historias incluidas en el último número de una revista americana publicada en una ciudad francesa ficticia del Siglo XX. La colaboración artística con Citroën se concreta con la presencia como protagonistas de los modelos Traction y Type H. Otros autos de Citroën figuran en las calles de esta ciudad típicamente francesa.

233

LA CRÓNICA FRANCESA, la nueva película de Wes Anderson, cineasta visionario nominado a los Premios Óscar, lleva a la pantalla una serie de historias sacadas del último número de una revista americana epónima publicada en una ciudad francesa ficticia en el Siglo XX. La película está ambientada en una ciudad imaginaria llamada Ennui-sur-Blasé, que representa a Francia a través del tiempo.

“La base visual de la película, el vestuario, los decorados, todo se basa en una tarea de documentación previa. Aunque se trata de una ciudad inventada en la que se ha usado al máximo la imaginación y la fantasía, la base de todo ello son referencias existentes”. Señala el cineasta.

La colaboración artística con Citroën está presente a lo largo de toda la película. La visita al Conservatoire Citroën antes del rodaje permitió seleccionar los vehículos que aparecerían en la historia con, principalmente, modelos Traction Avant y Type H. Otros modelos figuran asimismo en las calles de esa ciudad típicamente francesa: 2 CV, Ami 6, DS y GS.

UNA PERSECUCIÓN A BORDO DE UN TRACTION EN FORMATO DIBUJOS ANIMADOS

El jefe de redacción de La Crónica Francesa – una revista americana de gran tirada con sede en la ciudad francesa de Ennui-sur-Blasé – fallece de improviso y todo el equipo de redacción se reúne para escribir su necrológica. Los recuerdos vinculados a un jefe apreciado por todos se combinan en las cuatro historias que componen la película, entre ellas, el episodio titulado “el comedor privado del comisario”. Esta sección tiene connotaciones que evocan los dramas policíacos franceses de las décadas de 1930, 1940 y 1950. En un momento crucial del desarrollo, las imágenes reales se sustituyen por una animación que recuerda a los comics franceses y a la ciudad de Angoulême, capital del comic. En él aparece una persecución que se lleva a cabo a bordo del coche más emblemático de la época, el Citroën Traction.

CITROËN Y EL CINE

Marca popular y más que centenaria, Citroën ha estado siempre presente en el cine y ha protagonizado numeroso escenas antológicas con muchos de sus vehículos. La lista es muy larga e incluye películas de éxito mundial: el 2CV 007 (Solo para tus ojos, 1981) que celebra su 40 aniversario y que originó una serie especial del modelo, el DS de “Regreso al futuro II” (1989), o la película de dibujos animados ’Cars 2’ (2011), en la que un DS y un 2CV se reúnen y se abrazan junto al Sena. En su película “La vida acuática” (2004), Wes Anderson homenajea a Citroën en dos ocasiones: cuando el equipo del profesor Zissou entrega a los rehenes en el hotel Citroën y circula por la isla en la que se encuentra su base a bordo de un Méhari amarillo.