Cómo diagnosticar y eliminar cualquier virus de tu iPhone

11

Siempre es una buena idea tener cuidado con el riesgo de virus y otros programas maliciosos, pero cuando se trata de tu iPhone, no tienes mucho de qué preocuparte. Dionisio Zumerle, director sénior de la firma de investigación Gartner, lo resume de esta manera: «Las posibilidades de detectar malware en Android van del 0.05 al 0.71 por ciento. Yo diría que el porcentaje para iOS es aún más bajo, lo que hace que el riesgo de malware en iOS sea mínimo».

Aun así, es posible desafiar las probabilidades, aunque sean escasas, y terminar con un iPhone infectado. O, al menos, tener un teléfono que se comporte como si estuviera infectado. Esto es lo que puedes hacer para solucionar el problema y eliminar el malware de tu teléfono que funciona mal.

¿Qué problema estás teniendo?

Gracias a la forma en que Apple diseñó iOS, el malware generalmente no puede hacer mucho, incluso si se encuentra en tu teléfono. Por lo general, busca comportamientos como Safari redirigiéndose a las páginas web que no solicitaste, los mensajes de correo electrónico y de texto que se envían automáticamente sin tu permiso, o la tienda de aplicaciones que se abre por sí sola.

Aun así, estos no son signos garantizados de un virus. Dependiendo de qué tipo de aplicaciones hayas instalado, especialmente las aplicaciones de automatización como IFTTT, algunas de estas cosas pueden suceder a propósito. Otros síntomas potenciales, como los bloqueos frecuentes de aplicaciones, los cambios de configuración o los botones que realizan acciones diferentes a las que esperas, pueden ser el resultado de un error o una actualización de iOS que cambie algo sin tu conocimiento.

Determina qué aplicación es la culpable

No importa qué síntomas esté experimentando, lo primero que debes tratar de determinar es si el problema ocurre todo el tiempo, o solo cuando se ejecuta una aplicación específica. Toma nota del problema y ve qué aplicación estás utilizando cuando ocurre la falla.

Si puedes reducir el problema a una sola aplicación, ve si hay una actualización disponible para ella en la App Store. Eso puede resolver el problema, pero si no lo hace, desinstala esa aplicación. Si el problema desaparece definitivamente después de desinstalar la aplicación, sabrás cual es la causa raíz. Puedes intentar reinstalar la aplicación nuevamente para ver si se elimina el problema, o ponerte en contacto con el soporte técnico del fabricante de la aplicación.

Reinicia tu teléfono

Si no puedes reducir el problema a una sola aplicación, tu próximo paso debería ser reiniciar el iPhone. Al igual que al reiniciar tu computador, apagar tu teléfono y volver a encenderlo puede resolver muchos problemas inesperados.

Borrar el caché de Safari

Ciertos problemas, especialmente los relacionados con la navegación web, se pueden resolver borrando la memoria caché de tu navegador. Esto es sumamente necesario si descubres que Safari redirige a sitios web que no solicitaste o que los enlaces dejan de funcionar como deberían.

Restaura tu teléfono a una copia de seguridad anterior

Si ninguna de estas cosas resuelve su problema, podrías tomar medidas más extremas para intentar que su teléfono vuelva a estar en plena forma. Si tienes una idea bastante clara de cuándo comenzó a experimentar problemas tu teléfono, es posible que puedas restaurar tu teléfono a una copia de seguridad que se remonta a su infección. Sin embargo, recuerda: esto borrará todo lo que se agregó a tu teléfono desde esa copia de seguridad, incluidas las aplicaciones, las fotos y la música, así que solo debes hacer esto si estás seguro de que tienes un problema grave y nada más ha funcionado.

Si realmente quieres probar esto, reinicia tu iPhone a su configuración de fábrica y luego, una vez que tu teléfono se haya reiniciado por completo, inicia sesión en tu ID de Apple desde tu nuevo iPhone y luego elije una copia de seguridad reciente antes de la infección para restaurar el teléfono. Recuerda no restaurar la copia de seguridad más reciente, o volverás a estar donde comenzaste.

Si eso no resuelve tu problema, puedes repetir el proceso y volver a intentarlo con una copia de seguridad anterior.

Restaura a la configuración de fábrica

Si restablecer el teléfono a una copia de seguridad anterior no solucionó el problema (aún te afecta el malware u otra falla), tienes una última táctica que probar. Restaura el iPhone a la configuración de fábrica y, en lugar de restaurar una copia de seguridad, configura el teléfono como un nuevo dispositivo. No debes restaurar ninguna aplicación o datos.

Comienza a utilizar el teléfono en su nueva condición de fábrica. Si el problema desaparece, vuelve  a descargar manualmente las aplicaciones que perdiste.

Si el problema persiste incluso después de reiniciar el teléfono, lo que tienes es un problema de hardware. Ningún virus puede sobrevivir en el iPhone a través de un restablecimiento de fábrica, por lo que debes llevar el teléfono a una tienda de Apple para su reparación.

Mantenimiento preventivo

Como se indica, las posibilidades de que tu iPhone se infecte con malware son muy pequeñas. Y, de hecho, no hay verdaderas aplicaciones antivirus para el iPhone, lo que en sí mismo es un signo de cuán bajo es realmente el riesgo. Pero para mantenerte seguro, ten en cuenta estos consejos:

Mantén su teléfono actualizado. Asegúrate de instalar las actualizaciones de iOS cuando estén disponibles, e instala actualizaciones de las aplicaciones con regularidad.

Nunca le hagas jailbreak a tu teléfono.

No instales aplicaciones desde ningún lugar fuera de la App Store. En general, no puedes hacer esto sin un jailbreak en tu teléfono, pero las herramientas para desarrolladores te permiten evitar esto para instalar versiones de prueba de nuevas aplicaciones. Evita esto.