¿Cómo enfrentar una entrevista de trabajo?

288

Por Carol Jacusiel

La semana pasada hablamos con respecto a la presentación de las personas a través de su currículum y de la red social del trabajo LinkedIn. Pero qué pasa con las personas cuando las llaman para una posibilidad de trabajo.

Un buen postulante es aquel congruente en todo sentido: su currículum, su presentación personal, la puntualidad, entre otros.

En cada etapa del reclutamiento y la selección hay dos posibilidades: el postulante sirve o no para la vacante. Es así como, ya pasando la etapa de selección curricular, se le llama para una entrevista personal y/o psicológica. En éstas se verifica si la persona cumple con el perfil definido. Algunas veces, los candidatos se enojan si no pasan a esta u otra etapa del proceso, ya que, desde su punto de vista “calzan con el perfil”. Pero esto no es así per se. Las definiciones para cada una de las etapas están delineadas por quien será finalmente el jefe de esa persona. Es así como, podemos pensar que, por ejemplo, un gerente general muy joven, digamos de 30 años, no sentirá cómodo teniendo un subalterno de 55 años, que, en la práctica, podría ser su padre. Y esto no tiene que ver con discriminación.

Cuando vaya a una entrevista tenga la precaución de llegar a la hora. Se puede presentar 5 minutos antes de la hora programada hasta la hora de la entrevista. Con mayor anticipación puede ser un problema y más tarde, no lo haga. Nunca vaya acompañado. Si alguien va con usted, tendrá que ir a dar una vuelta mientras usted está ocupado.

Vaya con tiempo. Procure contar con mucho tiempo, cosa que no esté pendiente que tiene otra cosa que hacer y esté con la cabeza en otro lado.

Conteste con honestidad y transparencia. Cuando la persona inventa algo, al hacer otra pregunta se puede complicar con la respuesta. Es más fácil ser coherente basándose en la verdad.

Su vestimenta debe estar acorde a la situación y al lugar. Vista con sencillez, pulcritud y prolijidad. Preocúpese de su presentación personal.

La verificación de las referencias laborales es algo que no debe fallar. Siempre deben dar referencias personas que hayan trabajado con usted y que hayan sido su jefe. No ponga amigos, parientes o personas relacionadas. Hoy todo se puede revisar en las redes sociales y le puede perjudicar alguna imprecisión. Es preferible mencionar con claridad si existe alguna relación con la persona que dará referencias.

Los postulantes que ponen muchos problemas para las entrevistas son menos valorados, ya que hay otros tantos que sí están dispuestos y asisten a las entrevistas y evaluaciones. Procure, si no puede en una fecha determinada, dar las facilidades para la reunión de entrevista y/o evaluación.

Cuando tenga la entrevista con la persona que será el jefe, pregunte todo lo que le interese, acerca del trabajo, las personas y las condiciones. Debe tener toda la información necesaria para tomar una decisión acerca de si tomar o no el trabajo, en caso de ser la persona seleccionada.

Si le ofrecieron el trabajo, lo aceptó y comenzará a trabajar, asista y hágalo lo mejor posible. Si desiste luego de haber aceptado, quedará con muy malos antecedentes y eso lo puede perjudicar en el futuro. Por eso tiene que estar muy seguro antes de aceptar. Es preferible tomarse un par de días para pensarlo, que aceptar de inmediato y después no cumplir.

¡Éxito!

Para más información visita: www.caroljacusiel.cl