¿Cómo hacer un buen Curriculum Vitae?

18

Por Carol Jacusiel

Cuando una persona busca trabajo, tiene que “construir” su currículum, su perfil en las redes sociales y toda su presentación de forma de hacerse visible y recordable para quienes reclutan.

Comencemos por el CV. Hoy en día, los CV deben ser cortos, precisos y claros, para que las personas que lo revisan puedan obtener claramente la información que necesitan. Esto es, deben indicar datos de identificación y contacto (nombre completo, teléfono y mail); estudios (enseñanza media y superiores), últimos trabajos (tres o cuatro) que reflejen el cargo, funciones y detalles importantes (por ejemplo, en la industria agrícola, mencionar cultivos y variedades manejadas) y aquello que sea relevante para cualquier trabajo, como son los idiomas y nivel que se tiene, manejo de softwares o ERPs, entre otros.

Al crear un archivo, para enviar, póngale un nombre que el reclutador entienda qué contiene y pueda encontrarlo fácilmente: CV Juan Soto, Certificado de Estudios Juan Soto, etc.

Las redes sociales como Linkedin son fundamentales para que una persona se haga visible en el mundo laboral. Es recomendable llenar todos los campos que contiene el perfil en esa plataforma. Uno de los campos que se suele dejar en blanco es el extracto, que es muy relevante para hacerse una idea de lo que la persona es. Hay que ser claro y preciso, para que los motores de búsqueda, de la plataforma o de sistemas de búsqueda, lo reconozcan y lo muestren.

En Linkedin se puede encontrar información de personas que están en la red y que dan tips acerca de cómo optimizar el perfil. Una de las cosas fundamentales es poner una buena foto, actualizada y que permita recordar a la persona. Evite poner fotos en traje de baño, en una vestimenta provocadora, etc.

En la última parte del perfil aparecen las aptitudes que se recomiendan de la persona. Hay algunas que son poco relevantes para lo que se hace y pueden aparecer sobrevaloradas siendo mayormente recomendadas. Es importante dejar sólo las que son relevantes para lo que se hace. También, dentro de las experiencias, al igual que en el CV, no se ponen aquellos trabajos que no aportan, como, por ejemplo, ser vendedor o garzón part-time, si se es contador.

Nunca es recomendable escribir en tercera persona. Aparece como si la personalidad estuviera escindida. Uno no conversa con otra persona, refiriéndose a uno mismo como si fuera otra persona. Es muy raro si uno escucha algo así.

Es recomendable buscar formatos de CV en internet, pero no se le ocurra poner dibujos, fotos y adornos que dificultan la lectura. Recuerde, “menos es más”.

Para más información visita: www.caroljacusiel.cl