Contra Chile y los chilenos

1689

Por Rafael Videla Eissmann.

Señor Director:

Paradójicamente, todos los panfleteros y transformistas politiqueros de la Izquierda, la Derecha y los híbridos así denominados “independientes”, rebuznan aquí y allá sobre Chile y el “futuro” del país… La realidad es que el SISTEMA vendió a Chile a las transnacionales y a las “Naciones Unidas” –ente político del Globalismo– promocionando, al mismo tiempo, el recambio poblacional –la invasión de los “migrantes”– en nuestra venerada tierra. Así se entiende el “boom” inmobiliario –a pesar de la crisis económica y de la baja natalidad de los antiguos chilenos– y la gran proliferación de los extranjeros en todo el país –sin “consulta popular”, sin “democracia”, sin “votación”–. Pues el SISTEMA ha promocionado la destrucción de la familia de la tradición ancestral occidental, favoreciendo el aborto, la infertilidad, el “matrimonio igualitario” y el nacimiento de los “inmigrantes” en Chile… Es el recambio poblacional, astutamente programado en el Praktischer Idealismus (“Idealismo Práctico”, 1923) de Richard Nikolaus Coudenhove-Kalergi.

El genocidio de la población occidental.

En el plano local, la destrucción de nuestro país.

Los descerebrados e imbéciles que nos rigen –desde la presidencia a los municipios– sencillamente, acatan los dictámenes del Gobierno Mundial –el Deep State–, que ordena a los gobiernos-títeres bajo el mote de la “democracia”, los “derechos”, el “progreso” y cuanta estupidez se establezca por medio de las “redes sociales” –la ideología de género, el cambio climático, las pandemias, los campeonatos de fútbol, los matinales, los shows de talentos, los “likes”, etc.–. Pues todos –¡todos!– son perfectos borregos que viven y mueren en la Gran Mentira: El decadente mundo cimentado a partir de la victoria de los Aliados en 1945.

Rafael Videla Eissmann