Corriendo alrededor del Central Park en New York

89

Por Nahuel L. Leto

New York es una gran ciudad, la ciudad de los rascacielos, ha protagonizado miles de películas y la he visto en TV infinidad de veces, un destino soñado. Estar al menos una vez en la vida recorriéndola es una de esas invitaciones imposibles de rehusar.

Tomé el avión de Aerolíneas Argentinas en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza en Buenos Aires, viaje en primera el servicio increíble, me sentía emocionado más que feliz de poder visitar una de las ciudades más grandes del mundo, si bien iba a visitar a un amigo, tenía una cita más que importante con el Central Park.

El Central Park es un parque situado en el distrito metropolitano de Manhattan en New York. Su forma rectangular es perfecta para correr alrededor de ella, es increíble que supere el tamaño de las dos naciones más pequeñas del mundo; es casi dos veces más grande que Mónaco y casi ocho veces más que la Ciudad del Vaticano.

Me preparé, para disfrutarlo ya que pasaría por muchos lugares emblemáticos, para correr casi 10 Km de distancia en menos de una hora, como un abrazo al Central Park.

Salí del hotel Days Hotel by Wyndham y comencé la corrida en la W 97th St en dirección hacia el Central Park, las calles y los edificios como los había visto en la pantalla del televisor increíbles me sentía dentro de una película y es que creo que New York puede hacerte sentir eso corriendo o caminando, no importa como la recorras.

Cuando me encontré con el Central Park corrí hacia la dirección de Harlem, es increíble como el perímetro del Central Park va cambiando su fisonomía, grandes extensiones de parque y de repente grandes rocas como si estuvieras en un lugar montañoso al otro lado de la calle los edificios cambian su forma.

Realmente el Central Park es un oasis de tranquilidad y de paz en medio de la gran ciudad, contiene varios lagos artificiales y es un oasis para aves migratorias, el parque fue diseñado por Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux en 1857.

Llegue hasta el Frederick Douglass Sculpture y giré hacia Central Park N, para llegar a la 5th Ave. Para ese momento corría junto a varias personas más como si hubiésemos acordado para correr juntos.

Seguí corriendo por la 5th Ave y me atrapó la vista del Conservatory Garden, me detuve a sacarle una foto (no me pude negar), rápidamente retomé el ritmo. El Museo de la Ciudad de New York logró desviar mi mirada del camino. Cuando pasé por el Museo Solomon R. Guggenheim por unos segundos me sentí dentro de la película Men in Black me imagine junto al Agente J encarnado por Will Smith.

Siguiendo el camino la arboleda se abre y da paso a The Metropolitan Museum of Art con su asombrosa arquitectura. Llegando a la E 65th St se encuentra el Zoológico de Central Park un lugar de película.

A la altura del William Tecumseh Sherman Monument doble hacia la derecha por W 59 th St para encontrarme a mitad de camino con el monumento al Gral. José de San Martín, me dejó sin palabras, quedé emocionado de encontrarme ahí a tantos kilómetros de Argentina con el Libertador.

Es increíble en esta zona encontrar carruajes para pasear por la ciudad también ardillas que comen alguna sobra que encuentran por ahí y los Food Trucks con variadas propuestas de comida para quienes quieren un tentempié.

En el Columbus Circle, mi sangre italiana se encendió al ver a Cristóbal Colón, giré hacia Central Park West en el recorrido de casi 30 cuadras ves como el relieve sube y baja con puentes, piedras gigantescas, vegetación boscosa y lagos en plena ciudad terminando mi recorrido en el mismo lugar en donde lo empecé.

Disfruto mucho correr por lugares especiales y el Central Park en New York sin lugar a dudas es uno de ellos, un privilegio que espero se repita pronto, pero esta vez quiero atravesar el Puente Verrazano Narrows.

Nahuel Leto
Periodista y Fotógrafo Digital
Especialista en Comunicación Digital
nahuellleto@gmail.com