Efecto COVID-19: 13 millones de latinoamericanas perdieron su empleo

197
Imagen de StockSnap en Pixabay

Por Moris Beracha.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe propuso la creación de un ingreso básico de emergencia, el cual será destinado a socorrer a las más de 13 millones de mujeres latinoamericanas que quedaron cesantes como consecuencia de los estragos causados por el paso de la pandemia en 2020.

El anuncio fue realizado por Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, en el marco del programa “Crecimiento económico con perspectiva de género”, organizado por la Secretaría de Hacienda Pública de México, quien además recalcó que urge paliar la difícil situación por la cual atraviesan las mujeres en Latinoamérica.

En el marco de su disertación, la alta funcionario destacó que el monto del ingreso es equivalente a “una línea de pobreza”, es decir 120 dólares, aproximadamente. A nivel regional, la crisis sanitaria originó una caída en la tasa de desocupación de más de 12% durante el pasado año. Estos resultados se traducen en un retroceso de más de una década en la participación de la mujer en el mercado laboral, resaltó.

Entre los  sectores en los cuales se ha sentido el mayor impacto de la coyuntura, destacan comercio, manufactura, turismo, trabajo doméstico remunerado, enseñanza y salud. Cabe destacar que es en este último donde la pandemia ha causado incuantificables estragos, ya que aunque las mujeres constituyen cerca de 73,2% del empleo de este ramo, los salarios percibidos son 21,7% inferiores. Una de cada cinco mujeres no está afiliada a algún sistema de seguridad social. La situación es absolutamente compleja, contradictoria y paradójica.

En lo que concierne al caso de las trabajadoras domésticas remuneradas, se conoce que tres de cada cuatro empleadas no poseen seguridad social alguna. Y es muy evidente que el COVID-19 se ha hecho sentir con mucha fuerza en esta área, pues aproximadamente el 40% del empleo doméstico ha sucumbido.

Y el informe es mucho más lapidario aún con respecto a los cuidados del hogar. Durante 2019, las latinoamericanas dedicaron 19.4 horas semanales a trabajos no remunerados relacionados con cuidados del hogar, mientras que en 2020 el número de horas se incrementó hasta alcanzar 25.7 horas semanales. Como es evidente, la carga del hogar por lo general recae en la mujer y se ha recrudecido con la situación.

Entre las soluciones planteadas por Bárcena destaca la creación de una especie de “canasta básica digital”, con lo cual podría cerrarse la brecha de desigualdad a más de 50 millones de hogares, beneficiando de esta manera a más de 4 millones de mujeres en la zona.

Entonces cabe preguntarse: ¿Tendrá éxito la propuesta de la Cepal? Es justo y necesario que los gobiernos se aboquen al diseño de estrategias y medidas tendentes a revertir tal situación.