Efectos del COVID-19: El 92% de los chilenos espera que sus trabajos sean parcialmente remotos después de la pandemia

La preferencia por trabajar con flexibilidad desde casa (89% a nivel global) es casi universal, según una encuesta de Boston Consulting Group (BCG) y The Network, realizada a 209.000 personas en 190 países, entre ellos, Chile.

144
Imagen de Ekaterina Ershova en Pixabay

La expectativa por parte de los empleados de que se les permitirá trabajar de forma remota con más frecuencia será uno de los legados de la pandemia, según un nuevo estudio de Boston Consulting Group (BCG) y The Network. El 92% de los chilenos dijo que su preferencia en el futuro será por un empleo que les permita trabajar desde casa al menos ocasionalmente, un porcentaje ligeramente superior al 89% de personas que lo señalaron a nivel mundial. El estudio, titulado “Decoding Global Ways of Working”, es el segundo de una serie de publicaciones sobre el impacto de la pandemia en las preferencias y expectativas de los trabajadores y refleja las opiniones de 209.000 participantes en 190 países, entre ellos Chile.

“La fuerte irrupción del COVID-19 obligó a gran parte de las organizaciones a adoptar el teletrabajo prácticamente de un día para otro”, explica Cristián Carafí, managing director y partner de BCG en Chile. “Un año después los trabajadores y gerentes han comprobado que es posible desarrollar un modelo de trabajo flexible. Es el momento de que las empresas analicen lo aprendido y den respuesta a las expectativas de los empleados que seguirán después de que termine la pandemia”.

Según las conclusiones del reporte, la flexibilidad es lo que le interesa a la mayoría de las personas, no un giro de 180 grados en el modelo tradicional que haría que todos trabajen desde casa todo el tiempo y nunca vayan a un lugar de trabajo físico. Un 65% de los chilenos señalaron que prefieren un modelo híbrido, que combine remoto y presencial, frente al 27% que indicaron que cambiarían a un modelo completamente remoto si pudieran. En cambio, sólo un 8% de los encuestados dijeron que querían trabajar de forma presencial.

“El reporte indaga no sólo sobre la flexibilidad deseada en el lugar donde se realiza el trabajo, sino también sobre cuándo se hace”, explica Carafí. “En este sentido, el 46% de los chilenos muestra su preferencia por un modelo de trabajo que combine horas laborales fijas y flexibles y el 12% prefiere un horario completamente flexible. En conjunto, esta búsqueda de mayor flexibilidad es superior al 42% que prefieren un horario fijo.”, señala el managing director y partner de BCG en Chile.

Diversidad y medio ambiente: nuevas actitudes de los trabajadores

Otro de los hallazgos de este reporte es que las políticas de diversidad y medioambientales tienen un impacto considerable en las preferencias laborales de los chilenos. Así el 81% de los encuestados en Chile señaló que la responsabilidad ambiental de las empresas se había convertido en un tema más relevante durante el último año, cifra superior al casi 70% que lo indicaron a nivel global. En cuanto a la diversidad e inclusión, un 77% de los trabajadores chilenos indicaron que este tema se había vuelto más relevante en el último año, porcentaje también mayor al 68% global.

Además, el 49% de chilenos señalaron que no considerarían trabajar para una empresa cuyas políticas medioambientales no coincidan con sus creencias personales y un 41% en el caso de los temas de diversidad e inclusión. A nivel global esto tiene un mayor peso: la mitad de los encuestados declararon estas razones para no aceptar una oferta laboral.

“En la búsqueda del mejor talento, esta encuesta demuestra que las políticas medioambientales y de diversidad de una organización son crecientemente relevantes para posibles postulantes”, explica Cristián Carafí.

Además, la encuesta identifica las principales motivaciones laborales de los trabajadores chilenos. Las posibilidades de desarrollo de carrera son lo más valorado, seguido de un buen equilibrio de la vida personal y laboral, y una buena relación con sus gerentes y sus colegas. En cambio, llama la atención que a nivel mundial estas tres últimas preferencias (equilibrio laboral-personal y buena relación con superiores y pares) son las más importantes, mientras que el desarrollo profesional es apuntado como noveno interés.

Por último, el informe hace recomendaciones sobre cómo las empresas pueden adaptarse a las expectativas de los empleados sobre el teletrabajo a largo plazo, entre ellas, nuevos modelos de liderazgo y estrategias diseñadas para los trabajos individuales.

Los datos recopilados para “Decoding Global Ways of Working” brindan información sobre las preferencias de los trabajadores por género, edad, nivel educativo, nivel de habilidad digital y posición en la jerarquía laboral. Estos datos también servirán para un tercer reporte que BCG y The Network publicarán en las próximas semanas como parte de su última investigación sobre talento global, que se centrará en el impacto de la pandemia en los planes y perspectivas profesionales de las personas.

El informe completo puede consultarse en la web de BCG.