Emociones en la nueva realidad

147
Imagen de Alexandra_Koch en Pixabay

Por Carol Jacusiel

En las últimas dos columnas hemos hablado de emociones https://www.centralweb.cl/emociones/ https://www.centralweb.cl/las-emociones-y-su-manejo/. ¿Qué pasa con las emociones en tiempos difíciles como los que estamos viviendo, en pandemia, u otro tipo de crisis por el que pudiéramos pasar?

En épocas complicadas, con la pandemia, una guerra, una crisis económica u otra, las personas están más vulnerables y las emociones las invaden. El encierro de las cuarentenas hace que las personas aguanten menos la presión y los problemas nos hace menos tolerantes y a la más mínima provocación se produce una reacción exagerada.

La frustración no la estamos manejando adecuadamente y se ha dicho, en variados medios y por muchos especialistas, que en las consultas de psiquiatras y psicólogos han aumentado los casos de depresión y crisis de pánico.

El encierro y los problemas nos han pasado la cuenta y mientras unos sufren de trastornos, como los mencionados, otros se provechan de la situación, como la delincuencia que ha encontrado otras formas de llevarse a cabo, o las relaciones interpersonales y el enfrentamiento de situaciones se han deteriorado.

He escuchado de varias personas, entre las cuales me incluyo, que les cuesta salir a la calle, después de tantos meses de encierro, y tener una actitud y un manejo fluido de situaciones cotidianas. Esto es raro y nos hacen surgir emociones de falta de control y ansiedad ante un mundo hostil representado por la posibilidad de contagiarnos con el virus.

Esta “nueva realidad” y el manejo que debemos tener, hace que debamos enfocarnos e incluir en nuestro manejo situaciones y temas distintos a los cotidianos hasta ahora. Hemos tenido que adoptar una conducta muy parecida a la que llevan a cabo las personas con TOC (trastorno obsesivo compulsivo). El uso de alcohol gel frecuente, no tocar las cosas y estar pendientes de no llevar el virus con nosotros está modelando personas con una estructura que, a la larga, va a generar nuevas clasificaciones de problemas y enfermedades mentales.

Por ello, lo único que podemos hacer, por ahora, es incorporar esas conductas “extrañas” y tenerlas presentes y considerarlas como pasajeras. Tenemos que aprender a lidiar con estas excepciones, que no deben convertirse en permanentes.

¡Qué tengan una excelente semana! Espero sus comentarios en carol@jacusiel.cl