Emprender no sólo es cosa de jóvenes

Existe una tendencia internacional, que también estaría sucediendo en Chile, y que convoca a prestar atención tanto a los millennials como a los seniors, porque ambas generaciones no solo conviven en las empresas, sino también crean emprendimientos.

134
Imagen de Morris Sneor en Pixabay

Según la Organización Mundial de la Salud, el año 2050, el 22% de los habitantes del planeta tendrá sobre 60 años, fenómeno que también se replica en nuestro país. No son nativos digitales, pero están dispuestos a aprender; no tienen la energía física de los más jóvenes, pero sí energía acumulada de sobra en una fuente grande de conocimiento y sabiduría, así son los emprendedores seniors. No le temen a nada, vienen de vuelta, han sorteado numerosos obstáculos a lo largo de su vida; son maduros, aunque aventureros y jugados, quieren permanecer activos por siempre y, ojalá, transmitiendo lo que saben a las nuevas generaciones.

“Popularmente se asocia el término ‘emprender’ a la juventud, pero la realidad es otra. Según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) realizado en Chile por la UDD, uno de cada cinco personas mayores de 50 años declara liderar un emprendimiento en etapa inicial en el país”, explica Margarita Hanckes, CEO de hcmFront, startup chilena que fue la única en su rubro que en 2019 viajó junto a ProChile a China para participar del Summit de Innovación e Inversión en Beijing.

“Mientras que en España, por ejemplo, uno de cada tres emprendimientos fue fundado con la participación de, al menos, un senior (mayor de 45 años). Así lo revela el VI Mapa de emprendimiento, elaborado por South Summit en 2019, que evidencia cómo en los últimos años ha ido creciendo el porcentaje de mayores de entre 45 y 54 años que se lanzan en solitario o en equipo a crear un emprendimiento”, agrega Hanckes.

En Chile, producto de la incertidumbre del mercado laboral y también a raíz de la exigua jubilación, hombres y mujeres que en el contexto de la actual crisis estaban cerca e incluso 15 años distantes de la edad para cesar sus funciones laborales, decidieron levantar un emprendimiento e invertir todo o gran parte de su dinero recaudado por los años de servicios, basados en sus experiencias anteriores y entendiendo las oportunidades que brinda la tecnología.

Y para hacerlo, muchos de ellos ocuparon el tiempo libre y las cuarentenas, perfeccionándose para implementar nuevas herramientas digitales y tecnológicas que actualmente apoyan a la eficiencia de sus emprendimientos. En este sentido, para los emprendedores senior que inician una startup y que cuentan con un cierto número de colaboradores, es conveniente contar con herramientas que ayuden a facilitar sus procesos operacionales.

¿Cuáles son esas herramientas? Según la CEO de hcmFront, plataforma integral de soluciones para la gestión de personas, “la implementación de firma electrónica ha sido una de las soluciones más requeridas por las compañías durante la pandemia, con el fin de agilizar los procesos y evitar ir a lugares físicos. De hecho, durante el segundo cuatrimestre de este año su uso creció en más de 600%”.

Otro recurso que se ha hecho vital para apoyar no solo a los seniors en sus emprendimientos sino que a todas las empresas en el contexto de pandemia y las cuarentenas, son las tecnologías de geolocalización. “Este tipo de tecnologías permite conocer el tiempo y la distancia que deben recorrer los colaboradores desde su casa al lugar de trabajo y evaluar el riesgo para su salud, según el medio de transporte que usen”, agrega la experta.

En 2017, el “Informe Especial GEM (Global Entrepreneurship Monitor) sobre Emprendimiento Senior”, ya revelaba que el número de profesionales seniors y trabajadores por cuenta propia, superaba al de los jóvenes de entre 18 y 29 años, lo que indicaba que las personas de 50 años o más tienen un papel muy relevante en las economías de todo el mundo. El estudio se basó en datos de la actividad emprendedora en 104 países, recopilados entre 2009 y 2016, y teniendo como muestra a más de un millón y medio de adultos de entre 18 y 80 años de edad, divididos en cinco regiones del mundo: África subsahariana, Oriente Medio y Norte de África, Sudeste Asiático, América Latina y el Caribe, y Europa.

“La experiencia laboral adquirida durante años, les avala. Tanto así, que en España el 30% de las startups tiene un perfil senior en su equipo. Es más, el 9% de ellas han sido fundadas en solitario, por un profesional de más de 45 años”, concluye Hanckes.

En definitiva, hay que poner en valor el aporte de los seniors a la economía del país que en conjunto con los millennials forman la dupla motora dela innovación y el emprendimiento.