En 2050 el 24% de la población chilena serán personas mayores

7

En el Salón Montt Varas del Palacio de la Moneda se realizó la presentación del estudio “Retos y oportunidades del envejecimiento en Chile”, del Banco Mundial y el Ministerio de Hacienda.

La actividad estuvo encabezada por el ministro (s) de Hacienda, Francisco Moreno; las subsecretarias de Previsión Social, María José Zaldívar y Evaluación Social, Alejandra Candia; el subsecretario de Servicios Sociales, Sebastián Villarreal; el director nacional del Servicio Nacional del Adulto Mayor, SENAMA, Octavio Vergara; el director para Bolivia, Ecuador y Perú del Banco Mundial, Alberto Rodríguez y los investigadores del Banco Mundial, Truman Packard e Ignacio Apella, entre otras autoridades.

Según el informe, los cambios poblacionales no sólo implican modificaciones en el tamaño de la población, sino también cambios graduales en la estructura etaria, ya que distintos grupos crecen a diferente ritmo.

Entre 1950 y el 2015, la población total chilena pasó de 6,2 millones de personas a 17,7 millones, con un crecimiento anual de un 1,7%, el cual se va desacelerando en el tiempo (la tasa de crecimiento poblacional anual promedio pasó de 2,04% entre 1950 y 1980 al 1,3% en las últimas 3 décadas). Así, la población ascendería a 20,7 millones en el año 2050 y a 18,7 millones en el año 2100, creciendo al 0,4% anual promedio hasta el 2050, para luego verificar tasas negativas.

El estudio detalla que para el periodo comprendido entre los años 2015 y 2100, la tasa de crecimiento promedio sería negativa (-0,2%) para los menores de 15 años, – 1% para las edades de 15 a 65 años y un 8% para los mayores de 65 años. Esta tendencia implica un envejecimiento gradual de la población.

A raíz de esta realidad, según el Banco Mundial, el envejecimiento poblacional genera un incremento potencial de las demandas fiscales de algunos sectores sociales, tales como los sistemas de pensiones y de salud.

Con respecto a la seguridad de ingresos durante la vejez, el aumento de la esperanza de vida amenaza con reducir el valor de las pensiones de los nuevos jubilados y aumentar el gasto público en este tema. Por lo tanto, es muy importante alentar a más hombres y mujeres chilenos a permanecer económicamente activos durante un periodo de tiempo más prolongado.

El director nacional de SENAMA señaló al respecto que “los resultados de este estudio son un insumo fundamental para el desarrollo de las políticas públicas enfocadas en el mejoramiento de la calidad de vida de las personas mayores. Como lo ha demostrado esta investigación y la tendencia a nivel mundial, la población está envejeciendo y a pasos acelerados. Justamente por eso debemos avanzar en el desarrollo de políticas públicas que favorezcan a este grupo de la población y precisamente en eso estamos trabajando a través del Programa Adulto Mejor que lidera la Primera Dama, Cecilia Morel”.

Por otra parte, el estudio indica que en el sector salud, la incidencia en algunas enfermedades tales como diabetes, afecciones cardíacas e hipertensión que se incrementan a medida que la población envejece, junto con el aumento de los costos de los medicamentos y los servicios hospitalarios, son puntos de atención.

En este sentido el director de SENAMA, destacó que “estamos trabajando el Plan Auge Mayor, que facilitará el acceso, la oportunidad y la calidad de la atención de salud de los adultos mayores y también favorecerá la entrega de medicamentos, y una serie de iniciativas concretas que mejorarán el día a día de todos aquellos que hasta hoy se han visto afectados por estas necesidades”.

Además, el estudio calcula que el gasto social total en los ámbitos de salud y pensiones podría pasar del 20% del PIB en 2019 al 24% en 2050 y al 32% en 2100.

Para el Banco Mundial, nuestro país enfrenta el desafío de un rápido envejecimiento de su población en un momento en que la proporción de las personas activas es mayor que la proporción de niños dependientes y adultos mayores. Por lo tanto, existen mayores oportunidades para aumentar la tasa de ahorro e inversión productiva. Por ello, indica el informe, “aprovechar esta oportunidad será vital para que el país logre una mayor productividad económica en el largo plazo, una vez que la estructura demográfica mencionada cambie.

“Este periodo demográfico que Chile acaba de comenzar durará más de 30 años, lo cual con la implementación de políticas adecuadas en los campos laboral, de pensiones y de salud, podría favorecer ampliamente a un mayor crecimiento del país y a la generación de mayores oportunidades económicas y sociales para su población. Precisamente este estudio apunta a promover esta reflexión”, apuntó Alberto Rodríguez, director para Bolivia, Ecuador y Perú del Banco Mundial. “Es importante destacar que la transición demográfica en Chile es el resultado de la implementación sostenida de acertadas políticas sociales que llevaron a la disminución de la mortalidad a todas las edades”, sostuvo.

Por último, la presentación apunta a que la participación poblacional del grupo de adultos mayores en Chile era de un 4% en 1950, llegó a un 10% en 2015, alcanzaría el 24% en 2050 y a un 33% en 2100.

En Latinoamérica, Chile se va a ubicar en el 2050 en 2do lugar en envejecimiento de la población superado solo por Uruguay.