Escándalo en Francia «Compré un árbitro y drogamos a jugadores del PSG»

8

En la década de los 90, el Olympique de Marsella se convirtió en el equipo más fuerte de la Ligue 1 de Francia. Luego de conseguir cinco títulos de liga de forma consecutiva, ganó la Copa de Europa en el mes de mayo de 1993. En esa época su presidente era Bernard Tapie, un hombre célebre en Francia por sus dudosos negocios y por sus escándalos de corrupción. Tuvieron que pasar 25 años para que salieran a la luz escandalosas acusaciones.

Un directivo de esa época llamado Marc Fratani, confesó haber «drogado a jugadores del PSG y comprado árbitros» durante esa etapa.

Fratani acusó al ex presidente del equipo de haber comprado árbitros y haber drogado a jugadores rivales durante los casi 10 años que estuvo dirigiendo al club francés.

«Una vez participé en la compra de un árbitro. Fue en un partido contra el PSG, en París. Al día siguiente del encuentro quedé con él en un lugar discreto que acordamos. En aquel partido, el oponente también fue desestabilizado con el uso de una droga psicotrópica: Haldol. Usando jeringas de aguja ultrafinas, el producto se inyectó en botellas de plástico. Todo lo consumible por el adversario fue tratado», reveló Fratani en un artículo publicado por Le Monde.

Pero el polémico ex presidente del Marsella negó todo. En una entrevista con Le Parisien, Bernard Tapie dijo que todo es un invento y desafió a Fratani a que de los detalles del supuesto soborno.

«Hay idiotas que querrán creer todo esto porque les complacerá, y habrá personas que tienen conciencia. ¡Esos se darán cuenta de que todo eso es alboroto! Entonces, si él compró a un árbitro; debe dar su nombre; decir dónde, cuándo y quién le dio el dinero… No tengo más comentarios que hacer. No vale nada y no pasará nada», sentenció.

Esta no es la primera acusación de presuntos casos en los que Bernard Tapie fue involucrado, Francois Ivinec, presidente del Brest, lo acusó en marzo de 1990 de haber intentado convencer en su domicilio al jugador paraguayo Roberto Cabañas para que simulara una lesión al principio del partido a cambio de una importante suma de dinero. O cuando en diciembre de 1991, los dirigentes del Rennes señalaron que dos de sus jugadores habían ingerido un sospechoso jugo de naranja en su hotel.