Infertilidad, tratamientos y efectos

252

Por Constanza Echeverría

La infertilidad trae diversas consecuencias y desafíos a la pareja. Una de las consecuencias descritas se relaciona con aspectos psicológicos y emocionales ya que los miembros pueden pasar por sentimientos de inadecuación, pena, injusticia frente a la evidencia de embarazos, desesperación, miedo, impotencia, minusvalía, culpa, y pérdida de sentido. Esto se relaciona a que la gran parte de la especie humana tiene el deseo de tener un hijo y este sueño es quebrado con el diagnóstico de infertilidad, por lo que afecta a diversas áreas de la persona. Cuando una pareja se ha sometido a tratamiento de fertilidad, estas alteraciones emocionales se pueden derivar además de los fármacos, que por lo general son hormonas.

De este modo, la infertilidad es vista como una crisis vital para las personas, la cual genera un desgaste emocional para la pareja por su carácter cíclico. Se repite una y otra vez la vivencia de la esperanza (al inicio del ciclo femenino) y el fracaso (cuando llega la menstruación de la mujer).

Adicionalmente, afecta a la pareja el elevado costo económico de los tratamientos de fertilidad, el sometimiento a procesos quirúrgicos con el dolor físico que conllevan, y la invasión a la privacidad e intimidad sexual de la pareja. El 60% de las parejas infértiles desencadenan alteraciones sexuales producidas por los tratamientos. Esto se genera ya que los tratamientos tienen un impacto negativo en los pilares fundamentales de la sexualidad: la espontaneidad y la privacidad. El efecto de ciertos fármacos, el tener relaciones sexuales programadas, el estrés, las alteraciones emocionales y los momentos de tensión en la pareja son causas frecuentes de disfunciones sexuales.

Estas alteraciones sexuales se pueden dividir en disfunción del deseo y disfunción en la fase de excitación. La primera se traduce en una disminución de la frecuencia de las relaciones sexuales. Y las disfunciones de la fase de excitación se expresan, por lo general, en disfunciones en la erección, eyaculación precoz, vaginismo, anorgasmia, falta de lubricación vaginal y/o evitación de la penetración.

En las alteraciones sexuales existen factores etiológicos y contextuales los cuales son:

  1. Los efectos de la crisis vital: el ser incapaz de procrear deteriora la autoimagen sexual, generalmente, el hombre se siente menos viril y la mujer menos femenina.
  2. Los efectos de los métodos diagnósticos: Las relaciones sexuales cambian de significado, antes se hacía por placer y ahora se convierte en un trabajo, en algo funcional; por lo tanto, las relaciones sexuales se tornan insatisfactorias. Se pierde la privacidad, lo que dificulta también la sexualidad.
  3. 3. Los efectos de los procedimientos terapéuticos y de las técnicas de consecución de embarazo: las relaciones sexuales comienzan a ser pautadas por los periodos fértiles, generando perdida de la espontaneidad y exigencia de rendimiento, factores que afectan negativamente sobre el desenvolvimiento sexual de las personas.

Los cambios en relación a la sexualidad descrito anteriormente son a veces difíciles de hablar dentro de la pareja, en parte porque lo relevante en ese minuto es concebir a un hijo.

Es por esto, que se recomienda apoyarse en un proceso psicoterapéutico para ir enfrentando de la mejor manera posible los cambios que se realizan en la pareja. A su vez, es importante sentirse contenidos por su red de apoyo.

Si tienes alguna consulta y/o comentario no dudes en contactarme, mi mail es coni.echeverriao@gmail.com

Constanza Echeverría O

Psicóloga Clínica

Terapeuta Sexual y de Parejas