Innovadora solución para prevenir el COVID-19 crea ambientes bio-seguros en un 99,9%

Se trata de un sistema de purificación del aire que utiliza el mismo filtro de los aviones, seguro para la salud de las personas.

111

Usamos mascarillas, mantenemos la distancia social, sanitizamos nuestras manos con alcohol gel y mantenemos superficies aseadas y desinfectadas, todo con la intención de prevenir la propagación del coronavirus a través de las gotitas que expelemos por la boca.

Otra medida de prevención del COVID-19, es ventilar espacios cerrados, ya que el aire limpia la presencia del virus. Sin embargo, hay lugares cuyas ventanas no se pueden abrir, y que son los que más necesitan contar con sistemas de limpieza y purificación del aire, de modo de mantenerlo libre de gérmenes.

Para atender este problema, llega a Chile Ecoviox, un sistema que provee un ambiente 99,9% libre de virus, bacterias y gérmenes a través de un sistema de purificación del aire que evita la exposición de las personas a químicos dañinos y rayos UV.

Gustavo Yaquinto, director comercial de Emprende360, empresa encargada de traer esta innovación al país, explica que “con el uso de este sistema, grandes superficies como aeropuertos, centros comerciales o edificios corporativos quedan protegidas en su ambiente y libres de coronavirus y otros gérmenes o bacterias. A su vez, ejerce el mismo efecto en transportes públicos y privados, como trenes, buses, aviones y automóviles; centros médicos y hospitalarios; edificios educativos; oficinas públicas y privadas; o artefactos de uso en el hogar”.

Para ello, el sistema combina las 5 tecnologías más eficientes a nivel mundial:

Filtro HEPA -del inglés High Efficiency Particulate Air. Este es el que usan en los aviones y otros sistemas de transportes con ventilación cerrada, y están compuestos por una malla de fibras de vidrio dispuestas al azar, donde atrapan microorganismos. Estos filtros evitan la propagación de bacterias y virus a través del aire y, por lo tanto, son muy importantes para prevenir infecciones. Su eficiencia de 99,995 %, asegura un alto nivel de protección contra enfermedades que se transmitan por el aire.

Filtro de carbón activado. Estos filtros se utilizan generalmente en la purificación de aire, agua y gases, para quitar vapores de aceite, olores y otros hidrocarburos del aire y de gases comprimidos.

Luz ultravioleta. La radiación ultravioleta (UV) es un agente antimicrobiano de amplio espectro que se ha aplicado con éxito en una amplia gama de aplicaciones de desinfección. Se sabe que la radiación UV en el rango de longitud de onda 200 nm 320 nm, a veces denominada radiación UV “germicida” o “microbicida”, causa daños en el ADN y el ARN, provocando la inactivación de microorganismos y virus.

La lámpara UVC de alta potencia elimina los residuos de microorganismos  atrapados en las barreras de los filtros, impidiendo que se formen colonias.

Cabe señalar que en ningún momento las personas quedan expuestas a la radiación UV que emite el equipo. La sanitización y filtrado del aire se hace dentro de la unidad, tomando el que está en circulación y luego lanzándolo al ambiente una vez limpio.

Ionización con iones negativos. La ionización del aire es una técnica que se utiliza para eliminar partículas del aire, a partir de la emisión de iones. Es decir, partículas de carga negativa que se adhieran a partículas de carga positiva que haya en el aire, como por ejemplo las de mohos, polvo, bacterias o virus. Al adherirse a ellas, las partículas caen a las superficies, retirándolas del aire.

Los iones producen una reacción química en la superficie de la membrana celular que inactiva el virus: puede reducir el 99.9% de los microbios en cuestión de minutos.

Generación de ozono para un aire más limpio y ligero. El Ozono O3 es una molécula formada por tres átomos de oxígeno, de los cuales dos forman la molécula básica de oxígeno, que es esencial para la vida. El tercer átomo puede desprenderse de esta molécula y volver a unirse a las moléculas de otras sustancias alterando así su composición química.

Se trata de un proceso en el cual se lleva a cabo una ozonización del espacio, con 0,20 ppm de ozono, generando una limpieza potente y una esterilización final asegurando un resultado 100% efectivo. Es un proceso similar al que se realiza en laboratorios y/o quirófanos.

Sobre esta última tecnología presente en el sistema, Gustavo Yaquinto explica que “el ozono es el gas más eficiente para eliminar virus y bacterias. Sin embargo, para que eso suceda, debe ser en concentraciones muy elevadas. Por ello, la recomendación es que se utilice la ozonización sin presencia de personas, y que puedan volver cuando el sistema haya terminado de realizar esa limpieza”. 

¿Cómo opera Ecoviox?

Primero, se capta el aire al interior del dispositivo -muy similar a una unidad de climatizador o aire acondicionado- y se hace circular por dentro de la máquina. Allí, el aire pasa primero por un filtro HEPA y luego por uno de carbón activado, removiendo partículas. Luego, lámparas de UVC de distintas medidas y longitudes de onda sanitizan en una segunda instancia. Posteriormente, el aire es ionizado con carga negativa y el último paso es la generación de ozono con lámparas UVC + O3”, detalla Yaquinto.

En primera instancia se hace un relevamiento de metros cuadrados del área, y se instala un equipo Plug-and-Play, es decir, la persona lo recibe, lo conecta a la corriente, y automáticamente genera la capacidad de eliminar la contaminación ambiental.

La instalación de la unidad la hace un técnico de Emprende360 y luego, para operar el dispositivo, se hace a través de control remoto. No requiere de limpieza ni reparaciones de mantención. Solo recomendamos reemplazar las ampolletas ultravioletas cada 6 meses, pero eso depende de qué tan frecuente sea el uso y de qué tan extenso es el ambiente donde se utiliza.

“Sin duda las vacunas van a ser un alivio para combatir este virus, pero ya existe un cambio de paradigma y nos enfrentamos a un mundo donde se van a exigir ambientes de bioseguridad. Por eso, quienes ya han probado este sistema para volver a trabajar a sus espacios físicos, luego los adquieren para sus hogares o sus medios de movilización”, asegura Gustavo Yaquinto.

Su precio e instalación varía entre los 40 mil y 50 mil pesos.