Innovar en inversión digital para la generación de nuevos negocios

109
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Por Roberto Musso, consejero estratégico de 3IE y Presidente de Digevo

En tiempos de una crisis sanitaria a nivel global y del aumento del uso de la tecnología en diferentes áreas, no estamos ajenos a que se han manifestado cambios en la forma en que las personas resuelven los problemas a nivel empresarial. 

Para poder impulsar nuevos negocios en estos días, me parece importante tener en cuenta que la aceleración digital global ha provocado una serie de cambios que pueden ser aprovechados por los emprendimientos emergentes. Igualmente, es necesario tener en cuenta que los inversionistas experimentados entienden que el efecto de la pandemia, por ejemplo, es bastante temporal y una empresa no puede fundarse en base a esta, pero sí aprovechar las tendencias para acelerar resultados. Es por esto que los criterios que se usan comúnmente para la selección de empresas para inyección de capital, no han “pasado de moda”.

Los elementos más importantes en los que se fija un inversionista para elegir un emprendimiento e invertir en él, sin duda son el equipo que lo compone y el mindset escalable que tiene ese equipo, que piense en grande, y que pueda escalar globalmente, de modo de maximizar la inversión, además de que tenga la capacidad de ejecutar, es decir, de seleccionar un problema adecuado y hacerse cargo de resolverlo. 

El hecho de que el proyecto resuelva problemas urgentes y se base en una propuesta única es ideal para que los inversionistas fijen su atención en ellos. Hoy, además, y debido a la pandemia, ha habido una explosión global en la digitalización, donde los mercados están al alcance de un clic. Por lo tanto, la exigencia hacia los proyectos emprendedores se basan en ser escalables en grande, a nivel latinoamericano o global. Adicionalmente, es indispensable que los proyectos incluyan digitalización avanzada a nivel estratégico, como inteligencia artificial, por ejemplo, lo que hace que los inversionistas se sientan atraídos, sobre todo si la empresa le suma un diseño explícito de efectos de red, donde el proyecto irá ganando nuevos clientes en una dinámica virtuosa.

Lo que quiero decir con lo anterior, es que el análisis de un proyecto emprendedor es cada vez más técnico. Los inversionistas no solo están evaluando las variables duras, sino también el mindset del equipo y la estrategia digital que está aplicando el emprendimiento para escalar, junto a la solución que le está dando al problema original a resolver. Hoy es hora de que los emprendedores tengan en mente dónde los inversionistas están enfocando su capital y cómo están mirando la digitalización de los procesos, para que así puedan focalizar sus empresas y atraer las miradas de quienes querrían ser parte de ellas de manera estable, con el propósito de hacer crecer sus negocios a nivel nacional y global.