Investigan relevancia del lobo marino sudamericano para reducir los impactos de escapes de salmones en la Patagonia

90

El lobo marino sudamericano es un depredador generalista, que consume una gran diversidad de presas y puede modificar rápidamente su dieta según los cambios en abundancia de sus presas. En condiciones normales, su dieta incluye merluzas y otros peces de profundidad, sardina austral, langostino de los canales y otros crustáceos, y las regiones de Los Lagos y Aysén se estima que existe una población de 75.000 individuos de lobo marino común.

Por otra parte, el promedio esperado de escapes anuales de salmones excede el millón de individuos por año, siendo uno de los impactos más severos de la industria acuícola en nuestra zona al medioambiente. En este sentido, investigadores y estudiantes de las universidades de Los Lagos, Austral de Chile y de Valparaíso, en colaboración con el Núcleo Milenio Invasal y WWF-Chile están realizando una acabada investigación sobre la dieta del lobo marino sudamericano en las colonias de Caleta La Arena, Isla de Quinchao y grupo de Islas Las Hermanas. En concreto, buscan conocer la respuesta de esta especie al escape de salmones, la diferencia en esta respuesta entre las colonias y, en definitiva, la capacidad que tiene este depredador de controlar los escapes de salmón.

Esta iniciativa es impulsado y financiado por el programa de Redes Territoriales de Investigación de la Universidad de Los Lagos y cuenta también con apoyo financiero de Aquachile S.A. La Directora de Investigación de la Universidad de Los Lagos, Dra. Sandra Ríos, mencionó que “dentro de nuestro rol de Universidad pública nos insertamos en los grandes desafíos de la región y del país. Por esto, un objetivo de la generación de este conocimiento es contribuir al avance de la región con aportes concretos para resolver sus problemáticas productivas, industriales, ambientales, sociales y públicas fortaleciendo de esta manera la regionalización, al descentralizar el quehacer investigativo. Este proyecto se enmarca en esta senda de trabajo, donde a través de las Redes Territoriales de Investigación, estamos aportando con una vinculación significativa al sector productivo regional”.

Cambiando la mirada hacia el Lobo Marino

La investigación, que comenzó en marzo de 2019 y se extenderá hasta 2022, busca responder tres preguntas científicas relacionadas a los escapes masivos de salmones: ¿cambia efectivamente la dieta del lobo marino común?, ¿es esta respuesta diferente en distintas colonias o loberas? y ¿cuál es la capacidad de consumo de salmones escapados que tiene este depredador?  

Edwin Niklitschek, académico del Centro i~mar de la Universidad de Los Lagos, detalló que “nuestro objetivo es conocer la respuesta del lobo marino sudamericano al escape de salmones, conocer si esta respuesta es distinta entre las colonias de lobos y evaluar la capacidad que tienen estas colonias de controlar los escapes de salmón. Para esto necesitamos conocer si esta especie cambia efectivamente su dieta frente a los escapes y llega a concentrarse de manera importante en perseguir y consumir estas presas, algo que en teoría es posible, pero no sabemos si ocurre en la práctica. Parece ser que en algunas ocasiones esta especie han reaccionado a los escapes y han cambiado su alimentación habitual para consumir estos salmones, mientras que en otros momentos no ha sido así, por lo que queremos evaluar esta dinámica, estimar el consumo y determinar si su rol es importante para ayudar a mitigar los impactos de los escapes”.

Respecto a la relevancia de esta investigación, Edwin Niklitschek explica que “en general tenemos una visión bastante negativa sobre la presencia de los lobos marinos en esta zona y hay muchos prejuicios al respecto. Por ejemplo, se cree que las poblaciones de lobo marino sudamericano están aumentando, lo cual no concuerda con los censos realizados hasta 2019. Por otro lado existe gran desconocimiento y poca valoración del rol fundamental que tienen los depredadores en todos los ecosistemas del planeta. En este contexto ha habido creciente presión política por parte de sectores productivos, principalmente de la pesca y de la acuicultura, por hacer un control de la abundancia de estos mamíferos, que tienen interacciones negativas importantes produciendo daños económicos”.

Importancia regional del Estudio

Para hacer el estudio en Caleta La Arena, Isla de Quinchao y grupo de Islas Las Hermanas, en las regiones de Los Lagos y Aysén, los investigadores están utilizando técnicas modernas y no letales para los lobos marinos, entre los que se encuentran estimaciones de abundancia mediante drones, colecta y análisis microscópico de fecas y químico de pequeñas biopsias de piel.

Estas biopsias son obtenidas mediante dardos esterilizados de penetración controlada, disparados desde un bote con armas de fuego, aire comprimido y/o ballestas modificadas. Este método ha demostrado ser eficaz y seguro, y es utilizado en el estudio de muchas especies de mamíferos marinos en todo el mundo.

“Es importante destacar que estamos utilizando método no letales y tratamos de relevar la importancia de estos depredadores para ayudar a su protección y conservación. En una respuesta rápida se puede decir que en beneficio de estos sectores productivos, a alguien le puede parecer razonable reducir el tamaño de las poblaciones, sin embargo cuando empezamos a entender el rol ecosistémico que tienen estas poblaciones de depredadores, probablemente nos vamos a dar cuenta que será una muy mala idea hacer algún tipo de control poblacional de la naturaleza que están planteando algunos dirigentes de estos sectores productivos”, concluyó Niklitschek.