La anomia

En estos días se ha usado en Chile el término anomia para denotar lo que está pasando en nuestro país y con nuestra juventud. Estamos en un tiempo en que ha producido, mayormente una brecha generacional, en la que las experiencias y vivencias no son las mismas y los jóvenes valoran los sucesos de distinta forma a como lo hacen las personas de más edad.

225

Por Carol Jacusiel

“Se denomina anomia a la falta de normas o incapacidad de la estructura social de proveer a ciertos individuos de lo necesario para lograr las metas de la sociedad. El término es utilizado en sociología y ciencias sociales.” (Wikipedia)

El término anarquía designa a “lo que está desprovisto de principio director y de origen. Esto redunda o implica «ausencia de principio»,«ausencia de reglas», «ausencia de jefatura»,«ausencia de autoridad»,​ y «ausencia de gobierno». En uno de sus usos más comunes anarquía evoca o equivale a caos, desorden (lo contrario de organizado), anomia.” (Wikipedia)

En estos días se ha usado en Chile el término anomia para denotar lo que está pasando en nuestro país y con nuestra juventud. Estamos en un tiempo en que ha producido, mayormente una brecha generacional, en la que las experiencias y vivencias no son las mismas y los jóvenes valoran los sucesos de distinta forma a como lo hacen las personas de más edad.

También el uso y la cultura de las redes sociales hacen que las cosas funcionen y se comporten de una manera distinta. Y las personas de mayor edad podemos transmitirles a los hijos o nietos nuestras experiencias, visiones e ideas de cómo hacer de este un mundo mejor.

Sin embargo, eso no resulta. Los jóvenes de hoy son más impetuosos, más impulsivos y hacen, sin temor a las consecuencias, lo que ellos quieren hacer.

Muchas veces podemos darle un consejo a nuestros hijos y la vuelta del tiempo, ellos preguntar cómo sabíamos lo que iba a pasar. Pues bien dice el dicho “más sabe el diablo por viejo que por diablo”. También, hay viejos porfiados como el diablo. Y eso hace que la comunicación y el entendimiento, además de los acuerdos se tornen difíciles y, las más de las veces, imposibles.

Estamos en un escenario complicado, en el que lograr restablecer un orden, aunque sea un equilibrio inestable por un tiempo, le permita a la gente vivir y trabajar tranquila, para que los poderes del estado trabajen en pos de un futuro mejor. Cada persona que se expresa cree tener la verdad y la fórmula de salir adelante y, sin embargo, nadie la tiene.

Hay personas que con mucho esfuerzo propio y de sus hijos han visto complicados sus deseos de estudiar y salir adelante.

Los violentistas y los que protestan han pasado por encima de sus propios pares, sin importarles el daño que les producen con esa falta de empatía.

Hay muchos residentes en la denominada “zona cero” que no pueden salir de sus casas en ciertos horarios y que han sido amenazados. ¿Cómo alguien puede pensar que eso es correcto y es lo que deben hacer? Esa es la falta de empatía de la juventud, en la que no les importa el de al lado, ni son capaces de ponerse en el lugar de esas personas. Les han coartado su libertad y muchos no tienen alternativa de salir e irse a vivir a otro lugar.

Realmente son momentos difíciles en los que sólo la calma y la paz pueden hacer que trabajemos todos por un mundo mejor. Necesitamos que las partes vayan cediendo y llegando a acuerdos, en los que nunca van a estar todos totalmente de acuerdo, pero la población de nuestro país pueda estar mejor con ellos.

Espero sus comentarios a carol@jacusiel.cl