La bandera de Chile y las pseudo banderas

228
Crédito: CentralWeb.cl

Por Rafael Videla Eissmann

Resulta llamativa la aparición de “nuevas” banderas en Chile: Una de ellas corresponde a la bandera con el diseño de nuestro emblema patrio pero en el cual se ha sustituido el blanco, el azul y el rojo por el negro. La otra es una bandera con tres franjas –celeste, verde y rojo– con un kultrún o tambor ceremonial en su centro.

La paradoja es que estas pseudo banderas atentan contra el emblema original de 1818 –compuesta por dos franjas horizontales: La superior es azul y blanca mientras que la inferior es roja; en el cantón azul se ubica una estrella de cinco puntas en color blanco– y de todo lo que ella representa.

La mentada estrella pentagonal –inicialmente con una estrella de ocho brazos en su interior– representa a la Estrella de Arauco, es decir, a Yephun-Oiehuen, el símbolo de Venus-Wüñülfe y de Wuñelvefucha/Wuñelvekushe, la Deidad de Dos Caras, Dios-Diosa (EL-ELLA), la Luz Más Bella, el emblema astral de los antiguos araucanos y, muy significativamente, también de los conquistadores.

La modificación en cualquiera de sus formas de nuestro emblema patrio y la promoción de “nuevas” banderas es una clara alteración al profundo significado y simbolismo que ella ostenta y al mismo tiempo, una transgresión contra todos aquellos que han construido nuestra nación y nuestra historia.

Rafael Videla Eissmann