La confianza

177
Imagen de jerryzhuca en Pixabay

Por Carol Jacusiel

Según Wikipedia, “La confianza es la seguridad hacia una persona firme que alguien tiene hacia otra persona o cosa”. También se refiere a la “familiaridad en el trato”. Hacia el futuro, “Se trata de una creencia que estima que una persona será capaz de actuar de una cierta manera frente a una determinada situación.” “La confianza supone una suspensión, al menos temporal, de la incertidumbre respecto a las acciones de los demás. Cuando alguien confía en el otro, cree que puede predecir sus acciones y comportamientos. La confianza, por lo tanto, simplifica las relaciones sociales.”

Los infantes, pequeños, forman lo que se llama la confianza básica, en un comienzo con la figura materna. “Saben” que la mamá no los abandonará y son capaces de despegarse de ella y que más tarde, aunque no la vean, volverá a estar con ellos.

Los familiares y amigos, sobre su conocimiento en el otro, confían en lo que harán, en la lealtad, en lo que son capaces de hacer y en cómo actúan frente a una situación dada. Las personas más seguras en sí mismos, son más confiados en los otros. Así, aquellos que son inseguros, son más celosos y deben “observar y cuidar” al objeto de su amor. Por otro lado, las personas que confían en sus propias capacidades confían también en las relaciones con otros.

En las relaciones laborales también se puede dar esta dinámica. Los líderes seguros de sí mismos confían en los miembros de sus equipos, los dejan brillar con luces propias y no tienen temor a que les arrebaten logros. Comparten sanamente lo logrado con su equipo y no temen que los puedan opacar. Incluso son capaces de apoyarse en falencias que tengan, destacando un miembro de su equipo que pueda tener aquello de lo que adolece.

En general, estamos en una sociedad en la que nos cuesta confiar y entregar espacios de lucimiento de quienes nos rodean. Un líder debe confiar en su equipo, darle el espacio que cada persona merece y conducirlo a el logro de las metas, o sea, a ser estrellas. Los equipos sanos tienen un componente importante de confianza, unos en los otros, sin cuestionamientos de los propósitos. Los cuestionamientos sólo se dan en pos de corregir posibles errores o de potenciar aun más las acciones a realizar.

¿Confías en tu equipo? ¿Confías en el líder? ¿Confías en las acciones que están llevando adelante?

Espero tus comentarios en carol@jacusiel.cl