La empatía

Los estudiantes secundarios boicotearon la prueba para ingresar a la universidad careciendo de toda empatía para con otros estudiantes. Pueden no estar de acuerdo con que sea la mejor forma de ingreso a la universidad. Sin embargo, su actuar hizo que las personas que rendirían el examen quedaran en una situación mucho más injusta y de desigualdad de oportunidades.

191

Por Carol Jacusiel

En los últimos años se ha puesto en boga y se habla mucho de habilidades blandas y de la importancia de desarrollarlas, tanto para la vida personal, como para la vida laboral. Una de ellas es la empatía, que “es la capacidad de percibir, compartir y comprender los sentimientos y emociones de los demás, basada en el reconocimiento del otro como similar. Identificar y reconocer lo que otro puede sentir, preocupándose por experiencias ajenas.” (Wikipedia)

El 3 de noviembre de 2019, hablamos de Descontento y Empatía y mencionamos el estrés de la generación 2019 con respecto a la PSU (Prueba de Selección Universitaria). Pues bien, los mismos estudiantes secundarios, boicotearon la prueba para ingresar a la universidad, careciendo de toda empatía para con otros estudiantes. Pueden no estar de acuerdo con que sea la mejor forma de ingreso a la universidad. Sin embargo, su actuar hizo que las personas que rendirían el examen quedaran en una situación mucho más injusta y de desigualdad de oportunidades. Más aún, los voceros de algunas agrupaciones, que ni siquiera son representativas, amenazan con más violencia si no se hace lo que ellos desean.

No sólo no son empáticos, sino también pasan por encima de cualquier tipo de democracia que tengamos. Ellos, bajo su “moral” definen lo que es bueno para el resto y, sin importar los medios, destruyen la voluntad de los otros. También argumentan que todos los estudiantes tienen que ingresar a la universidad.

¿Quién les dijo a ellos que necesitamos un 100% de población universitaria? En muchos países ya se ha trabajado y demostrado que se necesitan mayor cantidad de técnicos, que puedan ejecutar tareas que son del futuro y que, además, pueden ser mejor remunerados que alguien que haya estudiado en la universidad.

Lo que necesitamos claramente son mejoras en la educación y en la salud para que nuestros hijos puedan poner todo su talento en mejorar este mundo y sacarnos adelante. La empatía se debe desarrollar como habilidad que nos permita tener un mundo mejor, menos violento, con mayores consideraciones de los unos por los otros y que permita encontrar soluciones para los adultos mayores.

Espero sus comentarios aquí o a carol@jacusiel.cl

Imagen de Wokandapix en Pixabay