La identidad sexual

167

Por Constanza Echeverría

La identidad sexual es la manera como una persona se identifica como hombre o mujer, o como ambos; esta también incluye la forma de identificarse con la orientación sexual del sujeto.

Esta identidad que tenemos permite formular un concepto de sí mismo sobre la base de su sexo, género y orientación sexual; y desenvolverse en la sociedad conforme a la percepción que tiene de sus capacidades sexuales.

En otras palabras, la identidad sexual incluye la identidad con el sexo, el género y la orientación sexual, sin embargo, ¿qué son estos elementos?, ¿qué es el sexo?, ¿el género?, etc.

El sexo refiere a las características biológicas, los genitales, que tenemos las personas. Y la identidad con el sexo es la aceptación y reconocimiento de mi cuerpo, como hombre o mujer, y todo lo que la sociedad asocia a esas categorías.

También existen personas que presentan inconsistencia entre los genitales internos y externos en diferentes medidas, esto se llama intersexualidad. Por ejemplo; puede haber una persona con una configuración cromosómica XY (hombre) y presenta vagina o algún genital femenino. Estos sujetos también se reconocen y aceptan con las características biológicas asignadas y pueden llegar a preferir una categoría más que la otra.

Por otro lado, está la transexualidad que es la discordancia entre su sexo biológico y psicológico, al punto de sentir un fuerte rechazo de los genitales. Ellos/as para sentir bienestar y tranquilidad buscan poder modificar su corporalidad acorde a lo que piensan y sienten de sí mismo.

Por otra parte, dentro de la identidad sexual se encuentra el género, el cual es la suma de valores, actitudes, papeles, prácticas o características culturalmente basadas en el sexo. Estos se dividen en femenino, masculino y andrógeno.

Y la identidad con el género se define como el grado de conformidad y afinidad que se tiene con las normas y expectativas establecidas en su contexto social, y que definen la manera de comportarse para mujeres y hombres.

La orientación sexual está definida por el sexo de los sujetos por las cuales nos sentimos atraída sentimental, emocional y físicamente. Es la atracción sexual por una mujer, un hombre, ambos o ninguno. Las categorías más conocidas son la heterosexualidad (persona que se siente atraída sentimental, emocional y físicamente por un sujeto del otro sexo), homosexualidad (individuos que se sienten atraídas por una persona del mismo sexo), la bisexualidad (sujetos que se sienten atraídas tanto por hombres como por mujeres) y asexualidad (personas que no se sientan atracción sexual). Sin embargo, cada vez nacen más categorías de orientación sexual, como por ejemplo la polisexualidad, pansexualidad, etc.

Hablar se la sexualidad significa entender quiénes somos como personas teniendo en cuenta aspectos biológicos, psicológicos y sociales.

La identidad sexual constituye parte fundamental de quiénes somos. Todos tenemos un sexo, género y orientación y si no las aceptamos nos sentimos mal y podríamos presentar cuadros ansiosos o de depresión, ya que nos sentimos mal con nosotros, con tristeza, ira, vergüenza, inseguridad, confusión, miedo, etc. Por lo que, es recomendable poder hablar de estos temas con nuestras personas cercanas, con las que tenemos confianza; y si sentimos que la angustia te sigue invadiendo por este tema es aconsejable asistir a una psicoterapia con un especialista en el tema para ir desamarrando las confusiones o los miedos respecto a este tema.

Constanza Echeverría O.
Psicóloga clínica
Terapeuta sexual y de parejas.