La impulsividad

7

Por Carol Jacusiel

“La impulsividad es un estilo cognitivo, término usado en psicología. Es la predisposición a reaccionar de forma inesperada, rápida y desmedida ante una situación externa que puede resultar amenazante, o ante un estímulo interno propio del individuo, sin tener una reflexión previa ni tomar en cuenta las consecuencias que pueden provocar sus actos. En la impulsividad predomina la baja tolerancia al estrés y la frustración, la falta de control de impulsos, y los comportamientos agresivos. Una persona impulsiva puede calificarse como imprudente, arriesgada, poco reflexiva, insensata, natural, inconsciente, rápida e irresponsable.” (Wikipedia)

Mientras más joven es la persona, menos control de impulsos tiene y, en cierta medida, podemos justificar ciertos actos debido a ello. Decimos que a la persona le falta madurar.

El tema es que, hoy en día, permitimos que las personas maduren más tarde y se establezcan y proyecten con más edad. Sin embargo, en el trabajo, esperamos todo lo contrario. Esperamos contar con personas maduras, que reflexionen sus actos y actúen de acuerdo a un estándar que tenemos socializado.

Esperamos también, de personas que tienen hijos, sean más reflexivos y actúen dentro de ciertos cánones.

Pero, les cuento que las personas son cada día más impulsivas, cada día se dan más licencia para madurar más tarde y realizar acciones de “adultos” a mayor edad.

En el trabajo esto es cada vez más complicado. Las personas no van haciendo un acervo de conductas y conocimientos que los hagan desarrollarse, que permitan avanzar de una meta a otra. Lo que ocurre es que van viviendo el día a día y si algo no les gusta, renuncian a su trabajo y no logran avanzar y desarrollarse. Ponen una brecha entre su responsabilidad y lo que quieren lograr. Lo paradójico es que no existe el trabajo, ni el lugar o personas perfectas para lo que cada persona espera.

Es importante entender que uno tiene que dar para recibir, ceder para lograr. Nada es perfecto y todo tiene un pero. El tema es que hay que aprender a desempañarse con este tipo de inconvenientes, madurarlos, mirarlos, avanzar con ellos y la impulsividad dejarla de lado.

Espero tus comentarios y observaciones aquí o a carol@jacusiel.cl