La paradoja de la emergencia mundial

La paradoja se produce al pensar que debemos estar más unidos que nunca para enfrentar el virus, a la vez que debemos estar lejos unos de otros. La solidaridad, la comprensión, el aislamiento social son muestras de empatía, comprensión y amor a los otros.

598

Por Carol Jacusiel

Estamos toda la humanidad bajo la misma amenaza de contagiarnos con Coronavirus. Algunos países antes, otros después, vamos sufriendo la misma pandemia, teniendo los mismos problemas y tratando de aprender de quienes fueron en primer lugar contagiados.

La paradoja se produce al pensar que debemos estar más unidos que nunca para enfrentar el virus, a la vez que debemos estar lejos unos de otros. La solidaridad, la comprensión, el aislamiento social son muestras de empatía, comprensión y amor a los otros. Amor que tradicionalmente demostrábamos con cercanía. Se está produciendo y estamos recurriendo a nuevas formas de relacionarnos, utilizando tecnologías que eran propias y que utilizaban en mayor medida las personas más jóvenes.

Tenemos que lograr equipos cohesionados, a la distancia, adoptando formas de trabajo que los expongan a los menores riesgos posibles. Como puede ser, por ejemplo, dividir unidades productivas en tercios e ir rotándose entre cuarentena y trabajo, por semanas.

Por otro lado, los jóvenes, no están acostumbrados a las labores y tareas diarias que dominan las personas mayores, como cocinar, hacer aseo, planchar, etc. Hasta aquí recurrían a servicios y productos a un click de distancia.

Deberemos aprender los unos de los otros y conformar un nuevo ordenamiento social. La pandemia nos está mostrando caras amables de jóvenes que se preocupan por personas de la tercera y cuarta edad, aunque no sean sus parientes. Y los adultos están capacitando a los jóvenes en lo que necesitan, a través de sistemas a distancia.

Por otro lado, el planeta está recuperándose de varios males, permitiendo incluso que disminuyan los gases invernadero, con la paralización de industrias y medios de transporte (vehículos, locomoción colectiva, aviones) que han dejado de circular. Vemos, a través de fotos y videos, las aguas de Venecia cristalinas y con fauna marina, cielos más limpios, entre otros.

Ya saben: sean empáticos, preocupados, cariñosos, solidarios a la distancia y demuestren así su amor por el prójimo.

Hasta la próxima semana. No olviden escribirme a carol@jacusiel.cl