La relaciones que surgen desde lo laboral

12

Por Carol Jacusiel

La semana pasada hablamos de relaciones que rodean nuestro ámbito laboral, pero que son externas a las relaciones laborales, como puede ser la de un líder con su equipo. Así, nos referimos a la familia y amigos, entre otros y cómo pueden influir en nuestro trabajo y en nuestro desempeño.

Ahora nos referiremos a otro grupo de personas que influyen en nuestro trabajo, pero no desde la relación propiamente laboral.

Así, en el trabajo se generan lazos que pueden generar otro tipo de interacciones que también  son externas a lo laboral. Me refiero a relaciones de pareja y/o amistad que pueden surgir en el trabajo diario.

Hay empresas que, por política interna, estampado en su reglamento interno, no permiten que trabajen personas relacionadas entre sí dentro de la empresa.

Hay otras empresas que, por su naturaleza y la dificultad propia del trabajo, favorecen las relaciones familiares al interior, ya sea que la empresa es una empresa familiar o una empresa no de origen familiar, pero que necesite tanta mano de obra que sea más fácil si se favorece tener trabajadores que estén relacionados entre sí. Este caso se da, entre otros, con las empresas agrícolas cuando necesitan personal para la cosecha o grandes empresas que están aisladas geográficamente.

Como sea, las relaciones pueden interferir y distraer el trabajo. Creo es mejor mantener separadas las relaciones laborales y familiares. Aun cuando se trabaje con familia, hay que mantener separadas las interacciones laborales, de las familiares. Temas de trabajo se tratan en el trabajo y no en el almuerzo familiar del día domingo.

Otra situación es la de amistades que surgen en el trabajo. Hay que manejar esa relación. También la relación debe ser manejada y los planos no deben mezclarse.

Sin embargo, somos personas y cuando surgen problemas, se ven interferido nuestro desempeño profesional. Las personas involucradas ven su concentración y su comportamiento comprometido.

Casos así hay variados. Veamos algunos: un gerente casado con una amante dentro de la empresa. Esto genera ruido en la empresa, el personal se da cuenta de lo que sucede, hay rumores y la pareja usa las horas laborales en la relación, además de algún otro tiempo fuera de horario. Esto enrarece el ambiente y genera suposiciones acerca de qué sucede. Obviamente, desvía la atención del personal.

Otro caso podría ser el de un par de jefaturas que inician una relación de noviazgo, personas solteras que se relacionan, por ejemplo, en una empresa grande, en que sus puestos no tienen relación directa de trabajo. Puede funcionar bien. Pero ¿qué sucede si tienen un quiebre?

Como sea, tácita o implícitamente, las empresas tienen lineamientos en relación a estas situaciones y lo mejor es que sean conocidos por todos y que esté claro qué se hace en estas situaciones y cómo se deben manejar.

Espero sus comentarios a carol@jacusiel.cl
Imagen de StartupStockPhotos en Pixabay