La tranquilidad

30

Por Carol Jacusiel

Que grato es vivir en un ambiente tranquilo, en el que se pueda salir y hacer lo que se quiera, con cierto grado de tranquilidad y seguridad.

Si bien hasta hace una semana, en Santiago salíamos con temor a que nos asaltaran o nos quitaran el auto en cualquier lugar, incluso residenciales, o nos robaran la cartera en un restaurante, podíamos ir a cualquier lugar, al cine, a comer, a bailar, a alguna reunión o evento familiar, un matrimonio, etc. Desde hace una semana se nos coartaron todas nuestras libertades. Por el motivo que sea, o como quieran verlo, pero llegamos al punto de no poder ir al supermercado o farmacia, que era lo único que funcionaba, sin hacer eternas filas para entrar y luego para pagar.

También se nos coartó la posibilidad de trabajar libremente y poder cumplir con las metas y las funciones para los cuales hayamos sido contratados o trabajemos por cuenta propia.

Una dueña de casa que trabaja en un lugar determinado y necesitaba luego del trabajo hacer compras para su hogar, se vio imposibilitada de hacerlo. A la misma hora que ella salía de su trabajo, también cerraban los supermercados.

Esta es una breve descripción de una parte de los problemas que se han presentado. Y, como se dice muchas veces, no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

¿Cuántas veces hemos escuchado personas quejarse de su trabajo y cuando ya no lo tienen lo extrañan?

Pues la última semana los chilenos nos hemos encontrado en esta situación. Independiente de los problemas previos y que se solucionen, para bien de todos nosotros, también perdimos la libertad de hacer lo que queremos, lo que nos gusta y lo que es nuestra rutina.

Trabajemos desde la tranquilidad en mejorar nuestro país, de forma creativa, sin dañar a los otros y que se nos permita avanzar y lograr nuestras metas. Se puede lograr lo que se desea. Pero para ello hay que esforzarse y manejarse dentro de parámetros que nos permitan avanzar por un futuro mejor.

Cariños a nuestro Chile y avancemos por la senda de la paz y la construcción de un mundo mejor.

Como siempre, espero sus comentarios a carol@jacusiel.cl