Las experiencias

276
Imagen de marcinjozwiak en Pixabay

Por Carol Jacusiel

En la última columna hablamos de los errores y de cómo se puede aprender de ellos (https://www.centralweb.cl/los-errores/). Pero hay otras fuentes de aprendizaje a las que podemos acudir, como es la historia, el desarrollo de otras personas o de situaciones similares que pueden ser aplicables a un hecho parecido o que contenga variables similares. Las experiencias de otros nos pueden dar ejemplos de cómo conducirnos, qué hacer y cómo hacerlo de mejor manera, ante situaciones iguales o similares.

Los maestros, coaches, mentores, entre otros, nos proveen de esos conocimientos y experiencias y nos ayudan a desempeñarnos y desarrollarnos considerando variables diferentes que no están en el acervo de conductas propias y que podemos tomar para utilizarlas de buena manera. El análisis de las situaciones, sus detalles y cómo se organizan sus componentes ayudan a buscar lo que tienen en común con otras situaciones para encontrar la mejor resolución de la problemática presentada.

El conocimiento y su aplicación se basan en el análisis de incidencias, hechos y sucesos que se van repitiendo y que pueden ser aplicables en los distintos tipos de situaciones. En Derecho, por ejemplo, se habla de jurisprudencia. Las empresas van acumulando formas de hacer las cosas que las traducen en documentos, que recopilan la información, entre los que tenemos normas, procedimientos y manuales. Todo ello permite, entre otras cosas, realizar procesos repetitivos minimizando errores o inducción a cargos con aprendizaje de quienes los van a ocupar.

Las personas más jóvenes pueden y tienen que aprovechar los conocimientos y experiencias que van traspasando las personas mayores y las organizaciones no deben dejar de integrar en sus equipos a personas de todas las edades y experiencias. En ello radica la riqueza de las relaciones y la posibilidad de ser cada día mejores.

¡Que tengan una excelente semana!

Espero me escriban a carol@jacusiel.cl