Lo desechable en la vida de hoy

40

Hoy en día todo se ha vuelto desechable, tanto lo tangible, como lo intangible. Desechamos juguetes, ropa, muebles, amistades, matrimonios, entre otras cosas. Las personas no valoran ni las cosas materiales ni las inmateriales que tienen.

Se les enseña a los niños que las cosas, como pueden ser los juguetes, son desechables, no importando el valor, se compra otro y si no les gustan, no importa. Se les enseña poco acerca del esfuerzo que se debe hacer para lograr tener lo que se quiere y no se les enseña a poder valorar lo que tienen, ni lo que logran. Es así como tenemos adolescentes insatisfechos, que están pensando en que el futuro estará determinado, por ejemplo, por la herencia que recibirán de parte de los padres y los abuelos, en vez de forjar su futuro a partir de sus estudios y de lo que han podido ir aprendiendo y valorando en la vida.

Tenemos adultos que formalizan relaciones a edades cada vez más avanzadas. Los jóvenes y adultos cada vez se casan menos y tienen una actitud de egoísmo, en que incluso no quieren tener hijos, ya que sólo les interesa su propia existencia y lo que quieren hacer de su vida no incluye a otros, ni la preocupación que se debe tener con ese otro. Las relaciones de pareja también se abandonan con mucha facilidad, sin pensar en cómo poder resolver aquellos problemas que se generan al interior de la pareja y poder avanzar hacia una relación que sea más rica, más completa más contenedora y más satisfactoria.

En el trabajo, las personas se dan el lujo de tener trabajos cortos, con los cuales sólo satisfacen metas de muy corto plazo, como es juntar dinero para hacer un viaje largo. O una persona se compromete a comenzar un trabajo y justo antes de comenzar le ofrecen otro trabajo, decide tomarlo porque es un poco mejor; pasa un mes y se cambia a otro trabajo, ya que le pagan otro poco más. No hay apego, no hay compromiso, no hay continuidad. Se avanza y se mira el trabajo sólo como un instrumento de satisfacción cortoplacista.
En todos los ámbitos descritos no se valora el esfuerzo, la satisfacción per se de realizar algo y salir victorioso, además de tener una posibilidad de desarrollo y una remuneración que nos permita un buen futuro.

Estamos viviendo una época en la que se está integrando la idea de usar las cosas a más largo plazo. Se están reciclando cosas que antes eran impensables, como las botellas de vidrio, que se cortan y se convierten en vasos, se están promoviendo las botellas retornables de gaseosas.

Pensemos en lo que queremos hacer, hacia dónde vamos y establezcamos metas importantes y que no sean desechables.
Espero sus mails a carol@jacusiel.cl

Imagen de StockSnap en Pixabay