Lo que marca nuestro día

134
Imagen de StartupStockPhotos en Pixabay

Por Carol Jacusiel

Cuando recordamos acerca de lo acontecido durante nuestro día nos centramos en aquellas cosas que nos resultaron o que sobresalieron con respecto a otras. Generalmente nos recordamos de aquellas cosas que fueron negativas. Sin embargo, la mayoría de las cosas que ocurrieron fueron positivas, siendo las menores de las cosas negativas. En otras palabras, aquellas cosas negativas son las que destacan y las que marcan nuestro día por sobre las positivas.

Por ejemplo, un hombre de negocios puede haber cerrado un contrato acorde a las metas de su organización; haber tenido un excelente trabajo de su equipo; haber tenido un cariñoso llamado de su pareja; haber tenido un buen almuerzo con colegas y, sin embargo, recordar sólo el exabrupto que tuvo uno de sus colaboradores, como hecho trascendente del día que estaba viviendo. Al final del día, sin pensarlo, se sentirá abrumado, con la sensación que todo fue malo.

Si esta persona numerara, de acuerdo con lo positivo y lo negativo del día, se daría cuenta de que la balanza se inclina hacia las experiencias positivas y satisfactorias. Por lo tanto, terminaría su día con una mejor perspectiva y con la esperanza de un día más prometedor. 

Es importante cada día centrarse en aquellas cosas buenas, positivas, enriquecedoras y que nos permiten avanzar hacia el éxito; ya que, siempre estaríamos enfrentando los nuevos desafíos con una mirada más favorable y promisoria.

Tanto en la vida laboral como personal debemos enfocarnos en aquello que nos hace crecer, ser mejores personas y avanzar hacia aquellas cosas que nos hemos planteado.

Les propongo hacer el ejercicio de enumerar los acontecimientos diarios, para poder evaluar cómo se equilibra su propia balanza y así obtener una mirada crítica y certera sobre el día acontecido en pos de nuestras metas.

Espero sus comentarios y reflexiones en carol@jacusiel.cl