Los sueños

¿Cuánto soñamos? ¿Cuánto elucubramos sobre lo que deseamos? Nuestros deseos y cómo nos vemos en un futuro lo describimos como un sueño, como aquello que queremos, es una imagen de nosotros mismos en el futuro. Pero, a partir de eso, generamos imágenes que nos hacen pensar en y jugar, en la imaginación, representando aquello que queremos.

618

Por Carol Jacusiel

Según Wikipedia “el término ensueño describe el proceso de soñar, aunque suele utilizarse más frecuentemente, en lenguaje coloquial, el término sueño. Los sueños son manifestaciones mentales de imágenes, sonidos, pensamientos y sensaciones en un individuo durmiente, y normalmente relacionadas con la realidad.”

¿Cuánto soñamos? ¿Cuánto elucubramos sobre lo que deseamos? Nuestros deseos y cómo nos vemos en un futuro lo describimos como un sueño, como aquello que queremos, es una imagen de nosotros mismos en el futuro. Pero, a partir de eso, generamos imágenes que nos hacen pensar en y jugar, en la imaginación, representando aquello que queremos.

Un adolescente que está terminando su enseñanza media se imagina como médico, abogado o mecánico. Sueña despierto viéndose en el papel que podría interpretar como un profesional en lo que elija estudiar.

A medida que las personas van sabiendo más aspectos de lo que significan sus sueños, va a ser capaces de ir “aterrizando” las ideas y pensando de manera más realista sobre las posibilidades que tiene en cada elección. Es así como, por ejemplo, si el adolescente decidió que lo que más le gustaría es ser médico, cuando sepa que los estudios implican estudiar cerebros de personas fallecidas, puede que la idea de aquello lo haga desistir de esa profesión.

Los sueños hacen que la mente divague y busque más imágenes irreales de lo que se quiere. Sin embargo, mientras más se navegue en ideas, más se puede buscar luego argumentos lógicos que verifiquen o desmientan nuestras imágenes o ideas de aquello.

Mientras más imaginación hay y más se divague, más se puede descubrir sobre uno mismo.

Los sueños nos permiten plantear realidades y diferentes escenarios. ¿El adolescente se ve atendiendo heridas en un accidente o se ve con un overol todo grasiento revisando un motor de un auto o se ve litigando en un juicio por un crimen? Quizás descubre que no era ninguna de las alternativas y lo que desea es ser escritor y enseñar a niños pequeños.

¿Soñamos con visitar una playa paradisiaca o el Cañón del Colorado? Nos vemos en cada uno de esos lugares y decidimos, finalmente, cuál será el próximo destino para nuestras vacaciones.

Entonces, a soñar se ha dicho.

Sus comentarios a carol@jacusiel.cl

Imagen de Engin_Akyurt en Pixabay