Mantenimiento 4.0 en el sector de alimentos y bebidas

El mantenimiento 4.0 surge como una alternativa eficaz a la hora de detectar cuándo un activo puede fallar y cómo corregir el problema, evitando potenciales inconvenientes en la cadena de suministros y productos finales.

85

Los procesos de manufactura han atravesado distintas revoluciones a partir de la Revolución Industrial logrando cada vez más nuevos procesos de automatización. Actualmente, estamos en la cuarta revolución industrial, conocida como Industria 4.0, que aprovecha el big data y machine learning para lograr procesos inteligentes y altamente automatizados.

La gestión del mantenimiento de activos físicos también ha evolucionado en paralelo con estos adelantos. El Mantenimiento 1.0 se basaba en especialistas altamente capacitados para inspeccionar visualmente a la maquinaria. En tanto, con la Internet de las Cosas (IoT), el Mantenimiento 4.0 cuenta con los datos capturados, además de algoritmos y análisis que se aplican para realizar una mejor predicción respecto de cuándo un activo puede fallar y cómo corregir el problema, evitando inconvenientes potenciales de seguridad en los alimentos.

De este modo, el modelo de madurez del Mantenimiento brinda una hoja de ruta de cómo las empresas de manufactura intensiva de alimentos y bebidas pueden progresar en sus operaciones de mantenimiento maximizando la eficiencia y disminuyendo costos. Así, a medida que las organizaciones mejoran en la madurez de dicho ámbito, consiguen transitar hacia una mayor evolución en soluciones tecnológicas.

Según la consultora Mckinsey, los sistemas automatizados de monitoreo de equipos y control de procesos pueden reforzar la continuidad de las operaciones, además de ajustar los parámetros operativos de máquinas y procesos, permitiendo de esta manera elevar la efectividad y optimizar la tasa de producción y calidad, con tiempos de ciclo reducidos. Lo anterior corresponde a un aspecto fundamental, especialmente para industrias con procesos continuos donde estos parámetros deben ser monitoreados continuamente.

“El Mantenimiento 4.0 permite a industrias como la de alimentos o manufactura maximizar y hacer más eficientes sus operaciones, aprovechando el poder de los datos para predecir cuándo van a fallar los activos y llevar a cabo una reparación de forma automática. En ese sentido, impulsa una cadena de suministro más inteligente y resiliente, que es capaz de procesar miles de variables y fuentes de datos en una única plataforma basada en la nube para ayudar al negocio a avanzar fluidamente. Una empresa cuando avanza en este camino comienza a tomar decisiones basadas no solo en el precio a corto plazo o en la disponibilidad del suministro y demanda del mercado, sino también en la longevidad del negocio”, sostiene Nicolás Luders, Business Consultant Cono Sur de INFOR.

El mantenimiento 4.0 posee un gran potencial en áreas como control de calidad, trazabilidad y eficiencia de la cadena de suministro. A su vez, los sistemas de gestión de Mantenimiento computarizado (CMMS) permiten automatizar las transacciones de trabajo para los técnicos de mantenimiento, operadores de procesos y personal dedicado a la calidad y seguridad de los alimentos.

En este escenario, las soluciones como la gestión de activos empresariales (EAM) para los activos físicos, extienden las funcionalidades del CMMS al contar con un registro en una central de datos de todos los activos que utilizan los ingenieros y el personal de compras. Asimismo, los EAM agrega funcionalidades de la Gestión del rendimiento de la aplicación (APM) para la gestión del performance de los activos que recolectan enormes cantidades de datos de los sensores y realizan modelos predictivos y de riesgo. Estas soluciones permiten a las organizaciones predecir la falla de los equipos y tomar decisiones para mejorar la seguridad de los alimentos y del personal, además de optimizar los insumos y el planeamiento del capital.

“Los tiempos de plantas paradas en el sector de alimentos y bebidas pueden ser adversos para la producción y la rentabilidad.  Mantener el equipamiento y maquinaria costosa en condiciones operativas óptimas en el momento de máxima producción es el objetivo de toda empresa, y optimizar el mantenimiento en la clave para lograr esta meta”, advierte Nicolás Luders.