Migración a la nube: Tecnología digital para la competitividad

103

Por Volker Lafrenz, Vicepresidente de Infor para Latinoamérica

La gestión de los activos físicos (EAM), que permiten a las organizaciones controlar y optimizar sus recursos físicos, tecnológicos y humanos, ha estado siempre llena de contradicciones. La tecnología de sensores y la capacidad para recolectar más datos que nunca ya es algo común. Sin embargo, en muchas industrias existe todavía estancamiento y demora en digitalizar y automatizar las operaciones de mantenimiento.

Conforme al reporte de IDC MarketScape, Relevamiento de Proveedores 2019 de Aplicaciones EAM SaaS y en la Nube, se destaca que las fuerzas del mercado ponen mayor expectativa en las soluciones EAM y en las organizaciones. Al respecto, se revela la necesidad de contar con una trazabilidad más exacta y análisis en tiempo real de los datos de los equipos, de manera de contar con más información para las inversiones de capital. Sin duda, un paso crítico para la competitividad de industrias de activos intensivos como el transporte, los servicios, oil&gas, sector público y manufactura.

Contar con la visibilidad del desempeño del equipo y los ciclos de vida permite que el planeamiento de la continuidad del negocio sea mucho más precisa y efectiva. Por ejemplo, en el uso del transporte, las organizaciones se focalizan en cómo la gestión de los activos afecta la experiencia del usuario y la satisfacción con el servicio, lo que significa eliminar disrupciones proactivamente en el servicio.

En ese sentido, el reporte sostiene que “La DX (transformación digital) impulsa a los negocios a repensar su estrategia tecnología, y esto incluye ir más allá de las finanzas y de los sistemas back-office”. Además, señala que los negocios con DX cuentan con una serie de prácticas repetitivas que se usan para aprovechar los nuevos negocios, la tecnología de tercera plataforma y los modelos operativos para disrupciones de empresas de diversos rubros, los clientes y los mercados en búsqueda del performance y del crecimiento.  

Por otra parte, se centra específicamente en los sistemas SaaS y en la nube. ¿Por qué? Ambos son las soluciones más escalables que pueden ayudar a que los negocios con activos intensivos se mantengan al día con la evolución de los datos y de la digitalización, sin cargar con demandas engorrosas al personal y a los recursos. Las soluciones en la nube también ayudan a las organizaciones a adaptarse mejor a las normas. Migrar a la nube es el próximo paso para que muchas organizaciones pueden aprovechar los ahorros en costos y tiempo, lo que les permitirá enfocarse en cambios estratégicos que crean mayor valor para los clientes.

En esa línea, el reporte considera lideres a los sistemas EAM que facilitan todas las herramientas necesarias para ayudar a los clientes a resolver los retos de desempeño de los activos críticos; y que otorgan una solución altamente configurable con funcionalidades específicas para cada industria como tránsito, manufactura, servicios, sector público, hospitality, salud, y oil&gas; y por último, aquellas que brinden aplicaciones móviles nativas que ayudan a capturar la información precisa del mantenimiento en tiempo real. En el estudio se destaca también la importancia de la implementación SaaS multi-tenant, que propone un modelo de servicio continuo que garantiza que todos los clientes SaaS cuenten con el último upgrade.  Desarrollada en la nube, Infor EAM permite a las empresas de industrias con activos intensivos adoptar también la movilidad. Las aplicaciones móviles están desarrolladas dentro de las herramientas estándar para garantizar que no haya demoras en la sincronización de actividades que pueden causar paradas de planta costosas y no planificadas.