Mundo interpone ejemplificadora querella por robo de fusionadoras utilizadas para despliegue de fibra óptica

A inicios de mes, dos técnicos fueron abordados por sujetos desconocidos, que tras amenazarlos con armas de fuego, sustrajeron equipamiento avaluado en más de $6 millones.

91

Además del importante esfuerzo económico que realizan para poder entregar conectividad a las personas que residen en zonas periféricas y rurales del país, existe otro factor que deben considerar las compañías de telecomunicaciones, que tiene que ver con los riesgos a los que están expuestos sus colaboradores. Frente a este escenario la compañía de telecomunicaciones Mundo, que entrega conexión por fibra óptica -Internet y televisión- a personas que viven en zonas geográficamente aisladas o que no forman parte de los sectores con más recursos, donde otros operadores no llegan, llevó a cabo una acción criminal, relevante en términos de delitos relacionados con el despliegue en terreno de este tipo de tecnologías.

La compañía interpuso una querella criminal, en grado consumado, por delito de receptación en contra de un hombre que tenía en su poder dos “fusionadoras” que habían sido robadas a sus colaboradores en la comuna de La Florida; así como en contra de quienes resulten responsables por la comisión, también en grado de consumado, del delito de robo con intimidación.

De ello da cuenta el abogado de la empresa chilena de telecomunicaciones, Felipe Frías, quien explica que “en relación al delito de robo con intimidación dispuesto por el art. 436 inc. 1° del CP, Mundo ha solicitado que todos quienes resulten responsables de su comisión sean condenados a la pena de presidio menor en su grado máximo y accesorias legales; no obstante que esta se pueda ver aumentada según los responsables eventualmente ostenten circunstancias agravantes de la responsabilidad penal”. En relación con el delito de receptación, la compañía solicitó que se condene al querellado a la imposición de la pena de presidio menor en su grado medio y accesoria legales; “no obstante que esta se pueda ver aumentada según los responsables eventualmente ostenten circunstancias agravantes de la responsabilidad penal, considerando la participación punible, el grado de desarrollo del delito en cuestión (consumado), la inexistencia de circunstancias modificatorias de responsabilidad penal, y en virtud de lo expuesto y lo dispuesto por el art. 456 bis A del Código Penal”, justifica.

Mundo presta diversos servicios de telecomunicaciones, como Internet hogar de alta velocidad (hasta 1.000 megas), telefonía pública y televisión de pago, y para esto hace uso de una serie de elementos de red de propiedad y administración propia, entre los cuales se encuentran redes de fibra óptica de última generación, ubicadas en los tendidos de alumbrado público. La instalación de dichos cables de fibra óptica, requiere la utilización de unos equipos denominados en la industria como “fusionadoras”, las que tienen un alto costo comercial, cercano a los $3 millones cada una.

Detalles de los delitos

El pasado 1° de septiembre, alrededor del mediodía, en calle Doctor Sótero del Río, La Florida, dos técnicos de Mundo fueron abordados por dos sujetos desconocidos, de sexo masculino, ambos en bicicletas, quienes tras amenazar a los trabajadores con armas de fuego, sustrajeron dos fusionadoras, para luego darse a la fuga con paradero desconocido.

Debido a que estos equipos cuentan con localización satelital (GPS), la compañía pudo determinar rápidamente que los equipos sustraídos por los desconocidos habían sido dejados en un domicilio ubicado en la comuna de La Florida. Al día siguiente, personal de la 36a Comisaría de Carabineros de Chile ingresó a la dirección entregada por la empresa de telecomunicaciones, logrando recuperar las dos fusionadoras robadas.

Al momento de ser detenido por Carabineros, el sujeto señaló que los equipos que poseía en su domicilio, habían sido dejados en el inmueble el día anterior para realizarles mantención. “Esta explicación no se sostiene ni por un minuto; no sólo porque el querellado señaló desconocer la identidad de sus clientes, sino que, al mismo tiempo, porque esta supuesta solicitud de mantenimiento no se encontraba respaldada por orden de trabajo o documento alguno; lo que, teniendo en cuenta las circunstancias que rodearon la sustracción de los equipos, así como la naturaleza del giro ordinario de desarrollado por… [la empresa contratista de servicios de telecomunicaciones de la que el querellado es socio y representante legal]… hacen suponer gravemente que nos encontramos ante una persona que cometió, en grado de consumado, el delito de receptación de aquellas especies que fueron sustraídas a Mundo bajo aquellas especialmente graves condiciones de intimidación”, concluye el abogado.

Se espera que a contar de los próximos días las policías y el Ministerio Público, contando con el apoyo de los abogados a cargo de la defensa penal de Mundo, realicen las gestiones probatorias necesarias para establecer las responsabilidades penales del caso, tanto en lo que dice relación con el querellado por el delito de receptación; como, también en lo referido a quienes cometieron el delito de robo con intimidación; de modo que los tribunales penales competentes puedan imponer las mayores penas del caso.