Pensar y/o sentir

¿Qué hacer? ¿Lo que se piensa o lo que se siente? Es un dilema que tenemos muchas veces cuando se contrapone lo que sentimos a lo que la razón dicta.

194
Imagen de Free-Photos en Pixabay

Por Carol Jacusiel

Pensamiento, lo define Wikipedia como “aquello que se trae a la realidad por medio de la actividad intelectual. Por eso, puede decirse que los pensamientos son productos elaborados por la mente, que pueden aparecer por procesos racionales del intelecto o bien por abstracciones de la imaginación.” Y el sentimiento “se refiere tanto a un estado de ánimo como también a una emoción conceptualizada que determina el estado de ánimo.”

Este es un dilema frecuente en nosotros y debemos resolverlo de acuerdo con qué es lo que prevalece como más importante. Y no hay recetas de cómo enfocar estas disquisiciones. Cada uno debe pensar o sentir la decisión que le sea la que impulse su hacer.

Existen personas más racionales que orientan su vida, sus decisiones y su actuar según lo que piensan, lo que aprendieron que se hace en tal o cual situación y se rigen también por leyes humanas o divinas, con preceptos y conductas que se deben seguir para ser aceptados dentro de la sociedad en la que se desenvuelven.

En relación con los sentimientos, generalmente, es más difícil de dejarse guiar por ellos. Muchas veces los sentimientos y emociones son contrapuestos con las leyes y/o costumbres establecidas.

Hoy en día, con la pandemia y las vicisitudes que vivimos, hay personas que actúan de forma que son incomprensibles para algunos y necesitamos explorar más en nuestro interior para poder, mediante la empatía comprender al prójimo y lograr entendimientos que nos hagan avanzar como seres pensantes y con sentimientos.

La violencia, el sarcasmo, las odiosidades, la contraposición, los bandos, no nos harán llegar lejos. Actualmente, las personas, en distintos niveles, cargos, grupos sociales o lo que sea, si encuentran que lo que el otro propone no es de su agrado, amenazan con saltarse los conductos regulares para lograr sus cometidos. Ya no funcionan las instituciones.

Deseo con todo el corazón que logremos una sociedad más justa, más armónica, que pueda intercambiar ideas, metas y deseos y que nos brinde una convivencia consensuada que nos lleve al futuro.

Espero sus ideas, comentarios o requerimientos en carol@jacusiel.cl