Planificación en tiempos convulsionados

Hay acciones que podemos planificar y tener un plan A o B, incluso C, en que llegado el momento hay que ver las alternativas más viables.

446

Hemos hablado de planificación, qué es y -a grandes rasgos- sus pasos. Esto surge más fácil cuando son tiempos “normales”, en los que el ambiente es tranquilo, predecible y no tenemos mayores sobresaltos. Por ejemplo, que día comienza el año universitario y qué día es el último examen.

El problema para planificar en tiempos convulsionados, como los que vivimos en Chile y en muchos países de Latinoamérica, es exactamente ese: no sabemos qué va a pasar. Podemos definir una fecha para realizar un simposio, pero si ese día ocurre una marcha en las inmediaciones del salón donde se realizará, no se puede llevar a cabo.

En general, en tiempos así, hay que tener diferentes criterios, según sea lo que se quiere realizar. Hay planificaciones que deben realizarse muy ajustadas, como es el caso de la fruticultura; hay que hacer todo en el momento que las frutas están listas para ser cosechadas. Hay otras acciones que podemos planificarlas y tener un plan A o B, incluso C, en que llegado el momento hay que ver las alternativas más viables. En el caso que la fruta sea de exportación, para llegar a la nave, podríamos enviarla a uno u otro puerto en que recale, según las rutas disponibles y despejadas.

Hay otros planes que se pueden ir determinando según sea el día o la semana. Se vive y se planifica a corto plazo. Así es como, el alcance de la planificación dependerá de condiciones que pueden ser determinadas por uno o por condiciones externas. Lo importante es siempre tener la visión general de lo que ocurre y los detalles particulares de los requerimientos, en plazos de diferente duración. También, se debe tener presente la importancia de lo que se debe realizar, como en las cirugías: hay de urgencia, otras que se debe realizar a corto plazo, pero hay un tiempo acotado para realizarlas y otras que no tienen ninguna justificación médica, como son una cirugía por un accidente, cálculos biliares o implantes de mamas.

Mientras más se analizan los sucesos y se tiene en vista los elementos y sus alternativas, más fácil será determinar lo que se debe hacer y cuándo hacerlo. Piensa, analiza, busca alternativas y evalúa los riegos para lograrlo.

Espero sus comentarios en carol@jacusiel.cl

Imagen de rawpixel en Pixabay