¿Problemas sexuales? ¿Terapia sexual?

447

Por Constanza Echeverría

La sexualidad es la dimensión fundamental del ser humano. Dentro de esta incluye el sexo, género, identidades de sexo y género, orientación sexual, vinculación afectiva y de amor, erotismo y la reproducción.

Se experimenta o expresa por medio de pensamientos, deseos, fantasías, creencias, actitudes, actividades, valores, prácticas, roles y relaciones. Es decir, está presente durante toda nuestra vida y es transversal en todos los ámbitos del sujeto.

El 16% de las personas que padecen de dificultades sexuales van a psicoterapia. Y los problemas sexuales, generalmente, han estado 6- 7 años aproximadamente.

Sin embargo, cuando tengo un problema sexual ¿a quién debo acudir?, ¿qué profesionales me pueden ayudar? Los especialistas que me pueden ayudar son los ginecólogos, urólogos, matronas, sexólogos, kinesiólogos y psicólogos especializados en sexualidad.

Los psicólogos especialistas en sexualidad realizan una terapia sexual, la cual trata de realizar diferentes estrategias para enfrentar en conjunto con el paciente o la pareja los trastornos sexuales, o cualquier dificultad que haya en relación a la sexualidad.

Sin ninguna duda, tener un problema sexual va a alterar nuestra calidad de vida y la de nuestra pareja (si la hay). El tratamiento de las disfunciones sexuales va a tener consecuencias en el estado de nuestra salud psicológica y física. No se puede negar que la sexualidad está a favor de la comunicación, de la vida, del placer, de la intimidad y de la necesidad psicológica de formar vínculos que tenemos los seres humanos.

Es recomendado trabajar los problemas sexuales en pareja, ya que es verdad que puede que uno de los dos tenga un trastorno sexual, sin embargo, afecta a ambos y se hace un problema para la relación de pareja, afectando a los dos miembros, no sólo a uno. También, se trata en pareja debido a que muchas veces los conflictos de pareja son los responsables de las disfunciones sexuales.

Dicho lo anterior, en la terapia sexual se realizan evaluaciones e intervenciones con cada miembro de la pareja, se revisa su historia sexual, la educación sexual que recibieron, personalidad y la dinámica sexual que están teniendo.

A su vez, se evalúa la dinámica de la pareja, ya que como se nombró anteriormente, muchos casos de disfunciones sexuales se encuentran a la base problemas de pareja y déficit de erotización de la relación.

Se les dará tareas prácticas de autoconocimiento y tareas que aumenten la complicidad sexual y de pareja.

Si la persona afectada no tiene pareja, se le realizará la misma terapia, pero sólo en forma individual.

La terapia sexual da un espacio de exploración que permite comprender, clarificar y abordar las problemáticas que dificultan nuestra vida sexual, superando miedos y mitos, adquiriendo una visión más amplia de la sexualidad que permita resolver las dificultades ya sea estando en una relación de pareja o de forma individual.

Constanza Echeverría O.
Psicóloga clínica
Terapeuta sexual y de parejas