¿Qué esconde la necesidad por ejercer control?

53

Por Carol Jacusiel

Según la RAE, control proviene del francés y tiene distintas acepciones: comprobación, inspección, fiscalización, intervención y dominio, mando, preponderancia, entre otras. Éstas se relacionan con el comportamiento humano.
Generalmente, por no decir siempre, el control lo ejercen personas inseguras de sí mismos y de los otros.

Si se habla de control en el trabajo, un jefe controlador se comporta así, por una parte, porque no está seguro de sí mismo, de sus habilidades y de sus aportes. Entonces, para poder sentirse seguro y que el colaborador no le va a “aserruchar” el piso, tiene que mantenerlo vigilado, revisar todo lo que hace y él presentar el resultado a quien corresponda para que la otra persona no sobresalga. Por otro lado, puede ser que tenga que ser controlador si tiene colaboradores que no cumplen con lo que se requiere o no tienen las suficientes destrezas para llevar a cabo la función a cargo. En este caso, el jefe debe estar siempre marcando las tareas y revisando los resultados de su gestión.

Los trabajos en empresas con gestión moderna de personas no admiten este tipo de acciones. Los líderes modernos deben conformar equipos en base a la confianza, que les permita trabajar en armonía, produciendo de acuerdo a las metas establecidas, con comunicación fluida, buenas relaciones, transparencia en la entrega de datos, preocupación y ocupación por el bienestar de todos. El logro de lo establecido fluye de forma fluida, sin trabas, ni perspicacias, ni dudas sobre lo que se está realizando.

Difícil es construir equipos modernos bajo estos parámetros si se sigue trabajando como se hace hasta ahora. El coaching de equipo logra liberar estas trabas, haciendo que las personas se conozcan, en términos laborales y puedan confiar los unos en los otros.

A muchos les parece insólito como en Silicon Valley comenzaron a trabajar diferente los equipos creativos. Se implementaron espacios que incentivan el ocio y las relaciones informales. Sin embargo, son esos espacios los que benefician la creatividad y les proveen más beneficios a las empresas. La mayor parte de los aportes creativos se generan estableciendo procesos de pensamiento divergentes, que se alejan de lo rígido y establecido.

También, en muchos trabajos, generar espacios de interacción y salir un tiempo de lo que se está haciendo, puede aumentar la confianza del equipo, la generación de ideas de cómo hacer más eficiente el trabajo, con una alegría por hacer lo que se solicita de forma más amena.

Hay muchas personas que prefieren tener una renta menor si el trabajo que realizan los satisface en lo que se relaciona con ambiente, flexibilidad y confianza en el equipo. Estas son características laborales deseables en candidatos a cargos nuevos, cuando uno pregunta ¿qué esperas encontrar en un nuevo trabajo?

Les invito a revisarse cómo hacen su trabajo, cuáles son sus inseguridades y cómo serían más felices con lo que hacen.

El coaching individual y de equipos les puede ayudar a lograrlo.

Para más información visita: www.caroljacusiel.cl