Rigoberta Menchú se reunió con el INDH

El director del INDH valoró la presencia en Chile de la Premio Nobel de la Paz en el actual contexto que enfrenta el país.

222

El director del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Sergio Micco, calificó como “doloroso que la Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, tenga que venir al país para entregar solidaridad al pueblo por el proceso que estamos viviendo, pero -por otra parte- es un honor, porque ella es una mujer indígena que peleó por los Derechos Humanos en Guatemala, uno de los países más violentos de América Latina”.

Así lo indicó el director del Instituto luego de una reunión-desayuno entre Rigoberta Menchú y los consejeros del INDH, Margarita Romero, Consuelo Contreras, Debbie Guerra, Cristián Pertuzé y Salvador Millaleo, con quienes analizó el momento político y social que atraviesa Chile desde el 18 de octubre cuando se iniciaron las protestas por demandas sociales.

Micco además aprovechó de actualizar las acciones judiciales que ha interpuesto el Instituto en estas dos semanas y que llegan a 179, de las cuales 132 corresponden a querellas por torturas. Los detenidos alcanzan las 4.316, mientras que los heridos en hospitales son 1.574, y las personas con lesiones oculares son 157.

El director adelantó también que, de acuerdo al trabajo reportado desde la sedes regionales, existen 95 querellas pendientes que aún no se han presentado.

Micco formuló un llamado a que las personas que hayan sufrido alguna violación a los Derechos Humanos, hagan la denuncia en el formulario de la página web www.indh.cl, porque “entre más se sepa la verdad y se aplique la justicia, menos posibilidad hay para que esto se vuelva a repetir. Los Derechos Humanos hablan sobre verdad, justicia, reparación y memoria como base para garantías de no repetición”.

Consultado por los fallecidos en la fábrica Kayser, la autoridad detalló que el INDH ya ofició al Servicio Médico Legal y al Ministerio Público, por lo que está a la espera de los resultados de las autopsias de las personas que murieron en dicho recinto. “Si siguen las dudas (sobre la razón de muerte de las personas encontradas muertas) lo que corresponde es realizar un peritaje internacional”, acotó.

Consultado que le podría decir a las personas que creen que las violaciones a los Derechos Humanos quedan impunes en el país, Micco manifestó que se debería mirar al pasado: “En materia de verdad, hicimos la Comisión Rettig, y la Comisión Valech 1 y 2. En materia de justicia ha habido 541 personas condenadas por violaciones a los DD.HH.; en materia de reparación, el Estado de Chile ha hecho un esfuerzo; y en materia de memoria, Chile es testigo de muchos de los sitios de memoria, partiendo por Villa Grimaldi, los cementerios públicos y el Museo de la Memoria. Pero, ¿es suficiente esto? Parece que no. ¿Quién perdona a nombre de un detenido desaparecido? ¿Cómo se paga esta deuda? Nada es suficiente. Ahora existe el INDH, no vamos a cejar, vamos a ir con todo por la verdad, por la justicia, por la reparación, por la memoria y por la garantía de no repetición. No bajaremos los brazos porque esta es la única manera de que estos hechos no vuelvan a ocurrir en Chile”.

Visita de Rigoberta Menchú al INDH

Por cerca de una hora, los consejeros del Instituto Nacional de Derechos Humanos se reunieron con la Premio Nobel de 1992 y líder indígena guatemalteca, Rigoberta Menchú, y representes de la Fundación para la Democracia (Argentina), con el objetivo de abordar la situación de los Derechos Humanos en Chile.

En la cita se relataron las violaciones a los Derechos Humanos que el Instituto ha observado desde el 18 de octubre pasado. “Estuvimos conversando respecto de las cifras que ha presentado el INDH, a través de la observación de marchas, comisarías y centros hospitalarios. Ellos vienen a expresar su solidaridad con el pueblo chileno y a manifestar su preocupación por la violación a los Derechos Humanos”, señaló la consejera Consuelo Contreras.

Por su parte, Menchú solidarizó con el INDH y con las víctimas de la represión ejercida en Chile desde el inicio de las manifestaciones. “La preocupación es mundial sobre Chile. Nos preocupa la orientación de Carabineros en las manifestaciones, por qué han ocurrido los heridos, los desaparecidos, los niños, incluso la posibilidad de abusos sexuales a mujeres, métodos que son repudiables y condenables”, expresó.

También señaló que vino a Chile a observar, “la actitud de las autoridades de la política pública tanto del Congreso, la presidencia y quienes son las autoridades directas”. Y agregó que su interpelación incluye a todos los estamentos del Estado: “No se ha pronunciado el Congreso de la República, quien tendría que estar presentando querellas en contra de funcionarios públicos que están reprimiendo a la población. No se puede permitir el silencio del Congreso, tampoco se puede permitir el silencio del Ejecutivo. Acá hay un orden, Chile no vive en una anarquía. Si fuera una anarquía en donde cualquiera tendría poder, entonces busquemos quiénes son los cabecillas que mandan, pero aquí hay instituciones y queremos verlas actuando (…) No puedo esperar que Carabineros actúe como niños jugando con pistolas de agua en la calle. Ellos tienen autoridades, el Estado es responsable de hacerles justicia justa a las víctimas”.

Respecto de la solución a los conflictos, la líder de Derechos Humanos hizo un llamado “para que la población cuide su seguridad y que las marchas y las manifestaciones y la petición de demandas continúen, pero en un marco de conciencia ciudadana”. También instó a las autoridades a que “actúen, y si no, que actúen los tribunales. En cualquier país del mundo se puede pedir desafuero a un funcionario público que ejerce el poder como abuso y al que no actúa frente a la represión”. Finalmente, animó a las víctimas a que “no dejen en el silencio su sufrimiento, que haya resarcimiento a cada víctima que se le dañó la vida, especialmente a quienes perdieron un ojo, a quienes perdieron parte de su vida para el futuro”.