RRHH: “Los colaboradores post pandemia vendrán de cualquier lugar del mundo vía remota”

Frente al Covid-19, las compañías de todo el mundo tuvieron un revés en las expectativas de negocios 2020, sin embargo, surgió la posibilidad de conocer y generar mayores vínculos con los equipos de trabajo descubriendo y motivando talentos dentro de las organizaciones.

158

Luego del estallido social en octubre del año 2019, la implementación de la tendencia homeoffice en compañías chilenas llegó a un 48% por complicaciones en el transporte y los eventos ocurridos a lo largo del país. Durante el 2020 esta ya no fue una opción y se posicionó como la manera de trabajar a nivel mundial debido a la emergencia de salud por el Coronavirus, pero con ello se percibió una nueva preocupación: el estado anímico y salud mental de los equipos. “Esta situación vino a cambiar todo de la noche a la mañana. Obligó a todas las organizaciones a hacer un cambio de mentalidad para quienes estábamos acostumbrados a trabajar desde la oficina; contribuyó a confiar más aún en nuestros equipos y también a que los líderes delegaran las tareas de distintas maneras”, comenta Nhora Suárez, People & Culture Lead en Stefanini, grupo multinacional que ofrece soluciones tecnológicas y consultoría para la transformación digital.

Sin lugar a dudas, muchas compañías – sobre todo más tradicionales – se resistieron al cambio pero este era inevitable y en la actualidad han sumado experiencia y aprendizaje sobre las nuevas formas de trabajar, brindando apoyo a sus líderes y equipos de trabajo. “Todos teníamos muchas expectativas para el 2020, pero llegó la pandemia y tuvimos que organizarnos frente a los cambios, priorizando a los colaboradores y su salud mental porque trabajar en casa no es fácil. Nosotros, por ejemplo, optamos por ofrecer a nuestros colaboradores tres alternativas: hacer teletrabajo 100%, compartir el tiempo entre presencial y virtual o definitivamente volver a la oficina, en todas las instancias nos preocupamos por su espacio de trabajo”, señala Suárez.

Dentro de los cambios que se generaron a nivel de RRHH, llega el de la búsqueda de talentos en modalidad teletrabajo, donde se deja un poco de lado paradigmas como el lugar geográfico de residencia del candidato y entrevista presencial, entre otros. “Las compañías tenemos el desafío de vernos a nosotras mismas, como globales y encargarnos de que el resto del mundo también nos vea de esa manera, es decir, tener plena conciencia de que se puede trabajar para una empresa en Chile, pero no necesariamente desde el mismo país.

“En Stefanini, por ejemplo, hemos buscado talentos para la oficina local en otros países de la región o incluso del mundo, porque los colaboradores post pandemia vendrán de cualquier lugar del mundo vía remota. Eso es nuevo para muchas empresas”, destaca la ejecutiva. Esto se debe principalmente a que existen profesionales que por su área de estudio son más difíciles de encontrar, tal es el caso de ejecutivos TI, por lo que la búsqueda se extiende geográficamente. “Es precisamente por ello que se hace fundamental el manejo del idioma inglés como plus. Es muy importante la capacitación, no solo como especialización en las distintas áreas, sino también en idiomas y, mejor aún, que sea la misma compañía que la ofrezca para sus colaboradores”, afirma Suárez. De esta manera, se encuentran talentos dentro de la misma empresa, resultando ambas partes beneficiadas.

Respecto a la capacidad de liderar equipos en esta “nueva normalidad”, uno de los puntos más importante ha sido de generar confianzas y vínculos dentro de los equipos, porque de esta manera se evita caer en cuadros de estrés por exceso de trabajo o supervisión de parte de las jefaturas. Tal como menciona Nhora Suárez, “además de las capacidades técnicas, las habilidades blandas en los liderazgos pasan a ser esenciales en esta etapa. Formar líderes con estas competencias puede marcar una gran diferencia, esa es una prioridad y un desafío para el 2021 a nivel de Recursos Humanos”. La gestión de personas dentro de las organizaciones ha sufrido transformaciones durante el 2020 y lo seguirá haciendo durante este año, pero lo importante es priorizar la salud de los colaboradores y capacitar a los líderes para continuar formando equipos sanos y productivos. “Generar instancias en las que se resalte que lo más importante, la salud de todos, para seguir construyendo juntos, es clave. Transmitir que la organización la hacemos todos”, concluye.