Se espera que el mercado empresarial de TI en Chile crezca 5.5% este año: IDC

En 2021, se espera que se mantenga en el país la tendencia de un mayor consumo de dispositivos para teletrabajo y estudio, siendo Notebook el ítem más destacado. Se proyecta un crecimiento acumulado de 25% de Hiperconvergencia para el periodo 2019-2024, como parte de las estrategias de TI en torno a la nube en Chile. Durante los próximos cuatro años, se prevén aumentos en el gasto por encima de los dos dígitos en las tecnologías que forman parte del Edge.

118

A finales de este año, las áreas de TI de América Latina estarán abocadas a la nube: cerca del 75% de las empresas de América Latina implementarán un mecanismo para cambiar a una infraestructura y aplicaciones centradas en cloud con el doble de la velocidad que lo venían haciendo antes de la pandemia, de acuerdo con Natalia Vega, Directora General de Chile y Perú de la principal firma de analistas del mercado de Tecnologías de la Información, IDC.

En el marco del evento virtual IDC Chile: Tech CMO Forum 2021, Vega enumeró las 10 predicciones que ha hecho IDC del mercado mundial de TI para 2021, para entregar junto con los expertos de la consultora en el país el análisis del impacto de estas tendencias en América Latina y Chile.

La Directora General de Chile y Perú también comentó que para este 2021 las expectativas son positivas, después del impacto económico mundial que supuso la pandemia. En ese sentido, señaló que el crecimiento preliminar que se espera del mercado empresarial de TI en América Latina (sin considerar dispositivos como teléfonos móviles y periféricos) es del 8.7% (en 2020, el sector se contrajo 6.7%) y del 5.5% en Chile (versus -2% en 2020), dado que está sujeto a la evolución de la actividad económica unido a la vacunación.

La nube en el centro

De acuerdo con José Daniel Cáceres, Analista Senior de Servidores y Almacenamiento de IDC Chile, la estrategia de cloud determinará cómo la infraestructura, las aplicaciones y los servicios de datos se desenvuelven en el entorno empresarial.

Por otro lado, aseguró que tener una estrategia de cloud hace que las empresas sean más resilientes (cómo y dónde los equipos deben consumir/implementar recursos en la nube) y más flexibles ante situaciones de crisis como la vivida este último año. “La capacidad de respuesta fue más efectiva (en 2020) en aquellas empresas que ya tenían una idea o lineamiento acerca de la estrategia de cloud, lo cual les permitió flexibilizar la gestión de hardware empresarial como cargas de trabajo en nube”, afirmó.

Al evaluar el impacto local, Cáceres puntualizó que Chile es el segundo país que más invierte en infraestructura: servidores, equipos de almacenamiento y equipos de redes.

Explicó que las empresas líderes de Retail, Servicios, Banca y Manufactura han estado implementando iniciativas disruptivas en cuanto a mejores prácticas de sus industrias, y que también buscan estar a la vanguardia en utilizar soluciones tecnológicas que vayan alineadas con estas prácticas. Por tanto, Chile es considerado un eje para las directrices y tendencias empresariales regionales de América Latina.

Conforme las empresas de estas industrias se han ido enfocando cada vez más en experiencia del cliente, análisis de datos y perfeccionado aquellas mejores prácticas, los CIO y la alta gerencia evalúan alternativas de gestión de la infraestructura. Si bien hasta el momento se contaba con la infraestructura On Premise, hoy se están moviendo hacia otras perspectivas en las que están involucrados terceros.

“En el estudio que realizamos, “Investments Trends Survey», observamos una fuerte tendencia de localización en Site de cliente de 40% y en Site de terceros de un 60%, por encima del promedio de la región (Latam). Se evidencia una fuerte tracción de los ISPs en cuanto a servicios de administración de infraestructura, outsourcing tradicional y soluciones de nube”, apuntó.

Adicionalmente, al hablar del enfoque centrado en la nube, para Cáceres hay dos tendencias muy importantes de mencionar:

  1. Hardware as a Service: se registró un crecimiento de doble dígito en Chile durante 2020 a pesar de la pandemia; estuvo enfocado en compañías medianas a grandes con base instalada existente, utilizando soluciones “modulares” y “rackeables”; los casos de éxito más relevantes se vieron en Banca, Servicios (B2B, AISP), Retail y algunas entidades de Salud; y muchas empresas comenzaron a adquirir HaaS/DaaS (Devices as a Service) debido al trabajo remoto e impulsadas por las cuarentenas.
  • Hiperconvergencia: crecimiento regional acumulado entre 2019 y 2024 de 21% (en Chile el número está bastante alineado para implementaciones flexibles, escalables y con foco a entornos de nube; está reemplazando fuertemente la infraestructura de almacenamiento y procesamiento tradicional de los top fabricantes; y las compras se efectúan en múltiples industrias, con rangos de precios que van en promedio de los 50.000 USD en adelante.

 La aceleración en el borde

“Según estimaciones mundiales de IDC, para 2024 el 50% de la infraestructura digital estará en el Edge y para fines de este mismo año, 39 mil millones de dispositivos IoT estarán conectados al Edge”, señaló José Ignacio Díaz, Analista Senior de Telecomunicaciones de IDC Chile.

Díaz afirmó también que “a medida que proliferan las redes de banda ancha basadas en fibra, la tecnología SD-WAN se volverá más necesaria y el 5G impulsará con fuerza esta WAN híbrida al conectar sitios remotos y dispersos”.

En cuanto a la dinámica de las inversiones de Edge en América Latina, Díaz puntualizó cómo estuvo dividido el gasto en Edge en 2020, con dos grandes categorías a la cabeza: 69% correspondió a Inteligencia Artificial y 11% a IoT.

Particularmente en Chile, en las tecnologías que son parte del Edge, se esperan crecimientos en el gasto sobre los dos dígitos para los próximos cuatro años. Destaca Cloud, con una tasa compuesta de crecimiento para el 2024 de 34,6%.

El Edge Computing se implementará, de acuerdo con Díaz, en tres ámbitos. Estará presente en los centros de datos en la nube y en las ubicaciones de sucursales. De esa forma se controlará la mayor parte de la implementación en el borde, lo que implicaría un gran volumen de trabajo administrado por las áreas de TI.

Las implementaciones de campo y en los dispositivos integrarán el segundo gran grupo de la implementación administrada, y esto involucra al área de operaciones de tecnología.

En el tercer grupo figura la conectividad y la infra–estructura de tecnología, que será gestionado por el área de comunicaciones y tecnología.

El Edge, consideró Díaz, aumentará la necesidad de implementar y administrar un creciente rango de infraestructura, códigos y datos, a través de ubicaciones distribuidas para luego ser vinculadas en la nube de manera centralizada. Se centrará en el monitoreo y la gestión de un portafolio de activos y servicios de vanguardia, y en hacer frente a que gran parte de la infraestructura real no esté bajo la propiedad o control de la compañía.

La evolución hacia un modelo laboral híbrido

“Dos implicaciones que tiene el área de TI respecto al Futuro del Trabajo o por el nuevo sistema híbrido por diseño (Hybrid by Design) es, por un lado, garantizar el acceso seguro a los recursos corporativos y a la infraestructura adecuada, incluidos los recursos informáticos y ancho de banda adecuado. Y por el otro lado, desarrollar los procedimientos de mantenimiento y soporte de TI para incluir a los trabajadores remotos/de campo y a los que pueden estar en diferentes zonas horarias”, afirmó Mariangella Castagnino, Analista de Dispositivos de Consumo de IDC Chile.

La pandemia impuso una nueva forma de encarar el trabajo e incluso trajo consigo cambios en la percepción del teletrabajo como método. En abril de 2020, de acuerdo con la encuesta Covid-19 Impact on IT Spending realizada por IDC, a 31% de las empresas le preocupaba la caída de la productividad de sus trabajadores. Respuesta que cambió cuando se realizó una actualización de la encuesta en agosto del mismo año, pues 43% de los encuestados destacó una mejora en la productividad de sus empleados.

IDC destaca tres soluciones para apoyar al Futuro del Trabajo productivo:

  • Software de automatización de procesos (incluyendo RPA o automatización de procesos robóticos)
  • Soluciones, políticas y procesos de seguridad para apoyar nuevos estilos de trabajo
  • Herramientas para facilitar la colaboración, incluido el ecosistema más amplio de stakeholders

En Chile, la aprobación de la Ley del Teletrabajo y el alargamiento de la cuarentena impactaron este avance hacia un modelo laboral híbrido.

Desde el 1 de abril de 2020, en Chile se implementó este marco legal gracias al cual la empresa debe brindar la dotación necesaria según las funciones del trabajador, como notebook, impresora, monitor, periféricos, entre otros.

Con el alargamiento de la cuarentena, y para poder llevar adelante el home office y la escolaridad en casa, aumentó el número de dispositivos necesarios en casa, con el notebook como ítem más destacado.

Infraestructura digital robustecida

Castagnino aseveró que la pandemia cambió nuestras rutinas para siempre: la manera de trabajar, la manera de comprar que se volcó a las transacciones en línea, la forma de hacer actividades físicas e incluso las formas de entretención.

También puntualizó que ese cambio en la forma de comprar impulsó el boom del e-commerce. “Los retailers chilenos están apostando por el e-commerce: el impacto positivo del comercio electrónico llegó a generar un crecimiento en las ventas minoristas de 119% en una semana”, agregó, aludiendo a un estudio de la Cámara de Comercio Electrónico de Santiago.

En ese sentido, comentó que el e-commerce cerró con números históricos en 2020 en Chile, añadiendo que el retiro del 10% del AFP ayudó a la compra de tecnología a finales del año. Otro factor que ayudó al fortalecimiento de la infraestructura digital en Chile durante la pandemia fue la apuesta del Gobierno central por una estrategia de transformación digital. Para 2023, se proponen eliminar el uso del papel apoyándose en el uso de plataformas como clave única, firmas y documentos digitales; para poner en marcha una nueva dinámica del mercado.