Seguridad, eficiencia, distribución y colaboración para el trabajo remoto: el gran desafío de las pequeñas empresas ya tiene solución

Actualmente, las organizaciones se están enfrentando a una propuesta de trabajo híbrida y que permite la conexión distribuida desde distintos lugares y dispositivos. Así el próximo reto que deberá enfrentar la fuerza profesional en el futuro es cómo se adaptarán y moverán acorde a este nuevo escenario.

86

En el último año, las pequeñas empresas en Chile aceleraron sus procesos de digitalización y de transformación tecnológica ante los desafíos asociados a la pandemia. Sin embargo, entidades como la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) reveló, a través de una reciente encuesta aplicada a dueños de pymes, que el 85,1% consideró que su emprendimiento se había visto afectado por la crisis sanitaria. De dicho porcentaje, 36% destacó que el daño fue grave, mientras que 14,2% lo calificó como catastrófico.

Por lo que, en la actualidad, es fundamental que se comprenda la nueva realidad en la que estamos. Hoy una de las empresas que está potenciando el desarrollo de soluciones que se sustenten en torno a sistemas de colaboración y que promuevan el concepto del Smart Office es NTT Chile.

Para ejemplificar esta nueva realidad de la que se habla en relación con trabajo a distancia, Gartner, consultora especializada en tecnologías de la información, descubrió que las empresas hoy tienen entre 5% al 25% de su fuerza de trabajo en casa y de manera permanente.

Este contexto, las pequeñas empresas enfrentan otros desafíos­, como el trabajo remoto, la incorporación de procesos que se sustenten en la utilización de inteligencia artificial, la adopción de tecnologías en la nube y la capacidad para contrarrestar ciberataques o bien la aparición de malwares.

El gerente general de NTT Chile, Guillermo Moya, coincide en la necesidad de ir adaptando estos nuevos escenarios, los que son clave para la competitividad y eficiencia de las empresas, en particular las de menor tamaño. “Hoy somos protagonistas de una productividad que depende de la colaboración y trabajo en equipo, pero en gran parte en forma remota. Por lo tanto, el desafío de las empresas es potenciar la interiorización de soluciones que garanticen la conectividad y la seguridad. Lo anterior, para preservar espacios de trabajo virtuales que sean realmente colaborativos. Además, las empresas se han dado cuenta de los beneficios de los sistemas de trabajo híbridos que mezclan lo presencial con lo remoto”, valoró el ejecutivo.

Entornos laborales escalables

La filosofía de trabajo Smart Office implica una revolución para las fuerzas laborales en Chile, independiente de la industria que representen. NTT Chile también hoy es parte de este nuevo paradigma, lo que se ha traducido en la creación del SmartOffice PRO, que finalmente es un conjunto de herramientas enfocadas en el aumento de la productividad, pero teniendo presente las nuevas logísticas y procesos de trabajo que hoy se están estableciendo y que, además tienen un impacto directo en la reconversión de los negocios hacia los clientes.

Solutions Director de NTT Chile, Cristián Cabezas, visibiliza el concepto Smart Office como una oportunidad de reconversión tecnológica que se sustenta en las preocupaciones e intereses de las personas, especialmente de los líderes de los negocios. “En el mundo empresarial hoy se están incorporando nuevos parámetros de gestión, el nuevo `desde` que se relaciona con una conectividad eficiente, la implementación de planes escalables para poder enfrentar nuevas necesidades; procesos de implementación que sean mucho más ágiles y oportunos, seguridad de alta performance y el acceso a expertise tecnológica. Finalmente, todos estos elementos son los que contribuyen a la continuidad de cualquier tipo de negocio”, advirtió el experto.

Ecosistemas digitales contra crisis

La Comisión para el Mercado Financiero (CMF) informó que, de 618 compañías, 31% reportó números rojos en 2020. No obstante, muchas empresas lograron un repunte en el cuarto trimestre. Sectores vinculados al turismo, la gastronomía y el transporte fueron algunos de los más afectados. Esta situación enfrenta a Chile hacia nuevos desafíos que se vincularán principalmente con la capacidad de los sectores mencionados para renovarse y ofrecer nuevas alternativas a sus consumidores una vez superada la pandemia.

El teletrabajo y la colaboración distribuida serán determinantes para la reactivación comercial de muchos sectores productivos. Por tal motivo, es esencial que en las empresas se produzca una visión de los negocios que sea holística a nivel digital, que sea capaz de integrarse a otros procesos. El formato de trabajo de áreas en forma de islas, con sus propios procedimientos, ya no es factible”, enfatizó el gerente general de NTT Chile, Guillermo Moya.

La propuesta de la compañía líder en tecnológica está en generar ecosistemas digitales interactivos entre áreas, lo que permitirá a las organizaciones una optimización de la performance ante episodios de crisis.