Sinergia en los equipos

7

Por Carol Jacusiel

¿Qué nos imaginamos cuando escuchamos esta palabra? Energía: si; pero, hay algo más.

“En el lenguaje corriente, el término tiene una connotación positiva, y es utilizado para señalar un resultado más favorable, cuando varios elementos de un sistema o de una «organización» actúan concertadamente. Se entiende que hay sinergia positiva cuando «el resultado es superior a la suma de los resultados de cada elemento o de cada parte actuando aisladamente», esto se resume de manera muy simple con el aforismo: «uno y uno hacen tres».” (Wikipedia).

Si nos remitimos a las organizaciones, las acciones que generan sinergia abarcan siempre dos o más personas. Logrando que los resultados de esas acciones sumen y sean mayormente positivos a las acciones individuales de las personas.

Si dos personas revisan una planilla con muchos números, seguramente demorarán mucho menos tiempo en hacerlo, a que lo haga solo una. Podrían demorar menos de la mitad del tiempo, otorgando un valor mayor per cápita, aún si ese resultado se requiere con inmediatez. Si el resultado es de suma importancia y se requiere rápidamente, su valor aumenta aún más. Podemos encontrar más variables que otorguen mayor valor a los trabajos en equipo.

Además, la sinergia, en las personas provoca mejor estado de ánimo. Es más “entretenido” y genera más energía en los individuos. Hace que se generen labores con mejor disposición y con mayor valor agregado. Las acciones de uno pueden generar ideas en el otro. Y las ideas de los otros pueden generar resultados originales, que resuelvan una situación y generen un producto nuevo.

Una persona puede generar cosas e ideas, también productos notables. Sin embargo, los seres humanos somos seres sociables, que nos desarrollamos y desempeñamos mejor, en su gran mayoría, en equipos. Los equipos afiatados, bien dirigidos, trabajan mejor, con más entusiasmo, van con mejor disposición a enfrentar las tareas y se les hace más fácil el logro de las metas.

Cuando una persona trabaja en un equipo así, es más fácil ir a trabajar, rendir, dar el 110% si se requiere, trabajar más horas y eso no se ve como sacrificio. Se evalúa como lo que se tiene que hacer. Y si las personas apoyan a un compañero con alguna, por ejemplo, caída de un proceso, y tienen que hacer un esfuerzo extra, la motivación por el éxito del equipo los hará apoyar, ayudar, rendir y salir airosos.

Para más información visita: www.caroljacusiel.cl