Tips para reconocer una falsa bolsa ecológica

116

Una bolsa ecológica, amigable con el medio ambiente y siguiendo el espíritu de eliminar el plástico es una bolsa que No necesita el esfuerzo de un tercero, una bolsa que NO se tiene que ir a reciclar, que se degrada al 100% pero por sobre todo es aquella que no tenemos que comprar.

«Chile ya demostró que es capaz de acostumbrarse a NO producir más de lo necesario. Las grandes corporaciones funcionan así: Nos hacen creer que necesitamos un producto y logran que lo compremos. La bolsa en Chile, es cosa del pasado” explica Soledad Acuña, vocera de Chile sin plásticos de Greenpeace.

En Chile, según el informe de la Asociación de Plásticos de Chile, sólo el 8 % del plástico se recicla. Para Greenpeace, esto significa que de todo el plástico que consumimos,  el 92% nadie sabe dónde termina.  Esto demuestra que nuestro país no tiene la logística adecuada para reciclar toda la basura que generamos. No estamos dando abasto en reciclar o reutilizar ni siquiera materiales que se demoran mucho menos que un plástico en degradarse.

Entonces, ¿por qué si hay una ley cuyo espíritu es eliminar el plástico por el tremendo impacto negativo que está generando no sólo en Chile sino en todo el planeta, seguimos buscando la forma de encontrar cualquier tipo de ventana en la ley que nos permite reinsertar nuevamente la idea que necesitamos una hecha con plástico? Ésto sin duda aumenta la basura plástica que sigue demorándose al menos un siglo en desaparecer.

«El avance vanguardista es reducir el consumo plástico no encontrar nuevas formas de meterlo en nuestras casas y más encima cobrando”, enfatizó Acuña.

Para esto la organización ambientalista hace un llamado a la ciudadanía a que cada vez que vaya a cualquier comercio donde le vendan bolsas para llevar sus compras, tome en cuenta estos 3 tips.

  1. El 92% del plástico que consumimos en Chile nadie sabe dónde termina. Si en nuestro país no están las condiciones y no damos abasto con el plástico, entonces cualquier elemento que la persona tenga que ir a reciclar, es porque no es 100% biodegradable y porque el artículo no es estrictamente necesario y sólo contribuye a aumentar esta cifra de plástico que contamina el medio ambiente. Recuerda 100% reciclable no es lo mismo que 100% biodegradable. Biodegradable significa que si la dejas en el medioambiente la naturaleza se va a encargar de reciclarla.
  1. Si la bolsa parece de plástico, es porque seguramente tiene plástico. El polietileno lo verás escrito en alguna parte de la bolsa como PE o PET y esto es un elemento tremendamente nocivo para nuestros hijos y especies. Para que parezca plástico, pasa por procesos químicos que modifican su estructura y se terminan acumulando. Esas bolsas NO desaparecen en un par de días ni semanas. Se quedarán ahí por al menos un siglo más. Incluso si dice que en un alto porcentaje es de fuentes renovables como el  maíz, la caña de azúcar o cualquier origen vegetal, igualmente no se puede biodegradar.
  1. Comprar una bolsa no es necesario, tampoco retornarla para que la reciclen, la mejor es la que tienes en tu casa de materiales biodegradables  y puedes reparar y reutilizar muchas veces por tu propia cuenta.

“Que no te pasen plástico por liebre. No las compres y denuncia cada vez que veas algo que no te parece que va en la protección del medio ambiente. Esta ley protege a las personas y las futuras generaciones. Y eso no se transa, no es un negocio”, finalizó Acuña.