Vinos blancos son los preferidos para el 14 de febrero

En la semana del día del amor las ventas de vino aumentan en un 10%. Recomendaciones de maridaje: Sauvignon Blanc Queulat con ceviche de reineta o un Chardonnay Reserva con un salmón a la parrilla a la oliva y finas hierbas.

55

Se acerca el 14 de febrero, día que recuerda el amor y la amistad, y las personas ya comienzan a prepararse para esta fecha. Como es sabido, el vino forma parte infaltable de las celebraciones y cenas románticas, y así lo corroboran en Viña Ventisquero: en la semana del 14 de febrero las ventas de vino aumentan un 10%.

“Es una fecha importante para la industria del vino, donde las cepas preferidas de los chilenos son el chardonnay y el sauvignon blanc”, afirma Mauricio Cuello, director de Ventas Nacionales de Viña Ventisquero. El público para estos vinos en general corresponde a hombres y mujeres, entre 25 y 35 años, quienes gastan alrededor de $6.000 por vino. En cambio, los hombres sobre 40 años prefieren los tintos, como el cabernet sauvignon o la carmenere.

Un buen maridaje para el verano

Las celebraciones de esta fecha habitualmente giran en torno a una comida o cena romántica, y este año, producto de la pandemia, muchas parejas van a escoger celebrar en casa. Para ellos, hay un par de alternativas que buscan conjugar lo mejor de la naturaleza, gastronomía y enología de nuestro país.

“Para esta época de verano me gusta un Sauvignon Blanc Queulat con ceviche de reineta. Es un vino fresco y vibrante que acompaña muy bien los sabores delicados y cítricos del ceviche. Otra opción puede ser Chardonnay Reserva con un salmón a la parrilla a la oliva y finas hierbas, acompañado de ensalada de hojas verdes”, dice Sergio Hormazábal, viticultor jefe y enólogo de Ventisquero Wine Estates.

Estos vinos, junto a una completa oferta, pueden encontrarse en www.ventisqueronline.com

Qué se celebra el 14 de febrero

En el siglo III en Roma, un sacerdote llamado Valentín se opuso a la orden del emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, considerando que los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras y vínculos sentimentales. Valentín, opuesto al decreto del emperador, comenzó a celebrar en secreto matrimonios para jóvenes enamorados lo que le costó la sentencia de muerte un 14 de febrero del año 270, acusado de desobediencia y rebeldía.