¿Y ahora qué?

145
Imagen de Engin Akyurt en Pixabay

Por Carol Jacusiel

Bordeando los cuatro meses de cuarentena, mirando lo que ha ocurrido, nunca podríamos haber imaginado todo lo que hemos vivido. ¿Qué visión se puede tener de todo esto? ¿Cómo imaginamos continuar?

Todos los científicos indican que, acabando la cuarentena, tendremos que seguir adelante con medidas de cuidado y protección, al menos hasta que haya una vacuna contra el Covid-19, al igual como hay para la influenza y que tendremos que vacunarnos todos los años, según vaya mutando el virus.

Pero ¿cómo integramos todo aquello en nuestras vidas cuando ocurra el desconfinamiento?

Hay países donde no han sido estrictos con el manejo de las medidas y las personas no son cuidadosas en el día a día. Esto ha traído nuevos brotes y la necesidad de aislar a aquellas personas contagiadas y a sus contactos cercanos.

Lamentablemente, hay siempre personas inconscientes, que les gusta mostrarse como superhéroes, inmunes a estas situaciones, aunque se hayan contagiado, y que ponen en riesgo a las personas que los rodean y a las personas del grupo de riesgo.

Pero, entonces, ¿qué se hace?

Como somos seres pensantes, con voluntad y criterio, tenemos que investigar y tomar nuestras propias providencias. Debemos ser rigurosos con el uso de mascarillas, el lavado de manos, la distancia social y todas las normativas y recomendaciones que se van dando y que vayan surgiendo.

Entre las cosas que dicen dio resultado en Corea fue acostumbrarse a usar la mano derecha para manipular aquello que pudiese estar infectado, como pudiera ser la botonera del ascensor, la puerta de una oficina, entre otros y usar la mano izquierda para manipular lo que necesitamos se encuentre limpio, como pudiera ser nuestra cara, nuestros objetos, etc. Hay que lavarse las manos con prolijidad en donde tengamos la oportunidad, usar alcohol gel en la calle.

Y ¿cómo haremos para manejarnos en el trabajo u oficina? Cada uno debe pensar y establecer procedimientos rigurosos para lograr mantenerse sano y tener respeto por los otros con los cuales interactuamos. Se deberán adoptar muchas acciones de aislamiento y aprenderemos a relacionarnos de una forma diferente. El individualismo aumentará y una de las labores fundamentales de los líderes será gestionar las personas y el trabajo en equipo de una manera diferente.

Es un gran desafío, donde las personas mayores, que hasta hace unos meses fueron miradas en menos, tendrán mayores facilidades para adaptarse y hacer funcionar la nueva mirada post desconfinamiento.

Espero sus comentarios en mi mail carol@jacusiel.cl