142 millones de pesos se adjudican 4 empresas campesinas de Indap para aumentar su vinificación

135

Un gran interés tuvo el llamado a concurso INDAP para empresas viñateras del Valle del Itata enfocado a apoyar y aumentar la vinificación asociativa, en el que cuatro empresas campesinas obtendrán recursos para dar valor agregado a la uva de Ñuble gracias al programa de desarrollo de inversiones de Indap con recursos del Gobierno Regional. 

En este llamado a concurso, resultaron ganadores 4 de los proyectos, con una inversión total de 142 millones que se destinarán principalmente al equipamiento de salas de vinificación, con equipos como cubas de acero inoxidable, moledoras, despalilladoras, encorchadoras, bombas e infraestructura de bodega, principalmente.

Los proyectos ganadores son las empresas asociativas campesinas Coovicen y Nobles Viñedos de Quillón; Travesía del Pipeño y Centinelas del Itata, que en su conjunto benefician a un centenar de usuarios.

La directora de Indap Ñuble, Tatiana Merino, destacó la importancia de este apoyo a las empresas asociativas y la viticultura en general, ya que uno de los desafíos para el rubro viñatero es generar valor agregado a la uva lo que se logra generando las oportunidades para vinificar, a la vez que se está dando soporte a la asociatividad, que permite a los productores una mayor competitividad frente al mercado, tanto para la comercialización como para lograr economía de escala.

Así lo valoró también el gobernador Oscar Crisóstomo, quien indicó: “Estamos muy satisfechos de aportar a este rubro para cubrir la necesidad que aún existe, de mayor infraestructura para aumentar la vinificación. Es de esta forma que los viñateros del Valle del Itata, están logrando una mayor rentabilidad, al agregar valor a las uvas patrimoniales de la zona. Esperamos que más productores alcancen esta meta, para lo cual el Gobierno Regional seguirá apoyando fuertemente este rubro que es parte fundamental de la pequeña agricultura de Ñuble”.

Para los viñateros de Ñuble, vinificar es una oportunidad para elevar la rentabilidad de la uva, y gracias al equipamiento, también es la opción de ir acortando las brechas que separan a las empresas asociativas campesinas de las grandes empresas, como lo indicó Eduardo Carrasco, presidente de Coovicen de Quillón: “Es espectacular, estuvimos llenando una cuba de 120 mil litros con la bomba nueva y demoró menos de 4 horas en llenarse; además es un sistema que no maltrata los mostos, por lo que además de la rapidez, estamos ganando en calidad para nuestros vinos”, comentó. “Estamos muy contentos con todo el apoyo que hemos recibido de Indap, porque mientras más crecemos, somos más independientes  y ya no estamos obligados a entregar la uva al precio que le parezca a la industria. De esta manera, estamos trabajando y demostrando que se puede tener rentabilidad en este rubro”. Esta empresa exitosa logró aumentar su vinificación desde 68 mil litros a más de un millón de litros en 5 años de trabajo asociativo.