Artesano en piedra Adrien Canitrot muestra toda su experiencia en Francia

Es uno de los dos usuarios Indap que forma parte de los creadores que se presentan en la Bienal Revelations.

134

Extrayendo rocas de los ríos y dándoles vida a través del tallado, el artesano y maestro en tallado de piedra Adrien Canitrot, se ha hecho un lugar de excelencia en la región de Ñuble donde reside desde el año 2012. Adrien, artesano francés avecindado en Ñiquen, con oficio y maestría en el tallado de piedra de río y María del Pilar Vejar, artesana de Rari, de la Región del Maule con oficio en crin de caballo, son usuarios Indap y dos de los 15 expositores que presentarán sus obras en la Bienal Révélations, el evento mundial de creación artística artesanal y diseño contemporáneo, donde Chile estará presente con las obras artesanales de sus creadores, relevando la artesanía chilena y la creación contemporánea. Paralelamente, dos de sus obras estarán expuestas hasta el 2 de julio en la Galerie Derniers Jours.

Adrien Canitrot, quien se inició en el oficio del tallado en piedra en su natal Francia, cuenta entre sus principales trabajos la restauración de esculturas de la Catedral de Estrasburgo y su participación en la construcción de la Sagrada Familia de Barcelona. Ha sido reconocido por diversas instancias, como el «Sello de Excelencia de Artesanía de Chile» en el año 2018 por su creación: El cuenco “WIXUR”, y también en 2019, fue reconocido por el Consejo Mundial de Artesanías de Latinoamérica.

Desde hace 8 años, el artesano reside junto a su familia en Niquén, donde ha desarrollado un prolífico trabajo de talla en piedra, creando obras que además de la destreza del artesano, suman obras de bello diseño con base en rocas que el artesano extrae de los ríos de la región de Ñuble y su trabajo contiene maestría en el oficio y un dominio perfecto de las técnicas de tallado que le permite lograr obras de gran belleza y dificultad técnica.

“Para mí es muy importante esta muestra que tiene lugar al pie de la Torre Eiffel. Representan más de 500 horas de trabajo, en cinco esculturas que están mostrándose en París en este momento. Desde el año pasado que estoy trabajando en esta muestra, así que significa mucho para mí y para mi familia, por lo que agradezco además todo el apoyo que he recibido, sobre todo en esos momentos muy difíciles después de la pandemia, en que la cultura necesita mucho apoyo para surgir de nuevo”, comentó el creador.