Astigmatismo, cataratas congénitas o miopía son las enfermedades más frecuentes entre las personas con síndrome de Down

El día mundial del síndrome de Down se celebra en todo el planeta para crear conciencia sobre esta realidad de vida. Entre un 60 a 70% de las personas con este síndrome presentan durante su vida algún trastorno de la visión susceptible de tratamiento o intervención. OrCam Technologies, la compañía responsable de los sistemas de visión artificial más avanzados del mundo para personas ciegas o con baja visión, mejora la calidad de vida de sus usuarios.

243

El Día Mundial del Síndrome de Down se celebra el 21 de marzo desde el año 2012 por un decreto establecido en las Naciones Unidas. El principal objetivo de esta celebración es crear conciencia dentro de la sociedad, del valor que tienen estas personas, a pesar de su discapacidad intelectual. Así mismo, busca reivindicar sus aportes, derechos e independencia para la toma de sus propias decisiones y crecimiento personal.


El tema del 2022 es ‘nos decidimos’. Esta frase toma inspiración por La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y enfoque en el derecho de participación para quienes viven con el síndrome de Down. Se eligió este tema para subrayar la necesidad para la gente con el síndrome de Down de tener la voluntad de participar en decisiones sobre su propia vida. Cada persona debería tener el derecho de participación significativa, porque es un derecho humano básico. El día mundial del síndrome de Down es una oportunidad para hacer un cambio en las actitudes, levantar las expectativas y apoyar la equidad y la inclusión. Las redes sociales son herramientas populares para promocionar las campañas y en 2022, el hashtag #lotsofsocks fue utilizado para fomentar que la gente lleve calcetines multicolores en celebración del día mundial del síndrome de Down. 

Las personas con síndrome de Down tienen una probabilidad superior a la de la población general de padecer algunas enfermedades, generalmente problemas del corazón y del sistema digestivo o endocrino. Lo que es menos conocido es que, en un gran porcentaje, las personas con síndrome de Down suelen presentar problemas visuales.

Hay fuentes que hablan de que un 80% de las personas con síndrome de Down tienen problemas de visión, aunque la cifra más aceptada sostiene que entre un 60 a 70% de estas personas presentan durante su vida algún trastorno de la visión susceptible de tratamiento o intervención.

Lo que es incuestionable es que las personas con síndrome de Down presentan una mayor incidencia de alteraciones oftalmológicas y de la calidad de visión, si lo comparamos con el resto de la población.

El culpable de esta elevada proporción es, nuevamente, una consecuencia de la alteración cromosómica. Esta alteración genética provoca que el desarrollo del sistema visual y oculomotor sea diferente. Se ha demostrado que la trisomía 21 tiene efectos sobre el ojo en desarrollo que afectan su visión.

El astigmatismo, las cataratas congénitas o la miopía son las enfermedades más frecuentes entre las personas con síndrome de Down, aunque también se pueden dar problemas de estrabismo, ambliopía, queratocono o conjuntivitis entre otras afecciones menos frecuentes.

“La salud visual de una persona con síndrome de Down es de suma importancia debido a la gran trascendencia que tiene para ellos la esfera visual en la fase de aprendizaje. Una visión con alguna alteración puede afectar directamente al entorno educacional, ya que podría disminuir su capacidad de aprendizaje y de comunicación” comenta Bari Hayoun, director regional para América Latina & Iberia de OrCam Technologies. 

La tecnología puede ser su gran aliado.


A pesar de que los pacientes con síndrome de Down pueden presentar mayor incidencia de problemas visuales, la gran mayoría de los mismos descritos anteriormente pueden ser tratados especialmente si se realiza un diagnóstico temprano. Concretamente en la actualidad con los avances tecnológicos que se han producido en oftalmología es posible mejorar la satisfacción de los pacientes con síndrome de Down y su calidad de vida.

Gracias a la inteligencia artificial, el dispositivo OrCam MyEye 2.0 se basa en algoritmos permitiendo a las personas con discapacidad capturar información visual y mantener su autonomía e independencia. El dispositivo convierte la información visual en información de audio a tiempo real, a través de un sistema integrado que se compone de una unidad portátil que se coloca en las gafas. El dispositivo puede leer texto, reconocer caras e identificar productos para las personas con ceguera o problemas de visión. OrCam MyEye 2.0 lee cualquier texto impreso o digital en cualquier superficie, incluyendo periódicos, libros, pantallas de ordenador, menús de restaurantes, las etiquetas de los productos del supermercado y letreros de la calle, transmitiendo todo al instante al usuario a través de un mini altavoz incorporado. Se activa mediante un simple gesto intuitivo, señalando con el dedo o pulsando un botón, y funciona de forma autónoma, sin necesidad de contar con una conexión a Internet o a un ordenador.